California y los latinos podrían cambiar el rumbo del país este martes

Mi llamado a todos mis vecinos californianos es a no dar por sentada la democracia y la capacidad de votar que tenemos y a mantenernos en pie de lucha a través del voto.

California y los latinos podrían cambiar el rumbo del país este martes
10/24/18 / LOS ANGELES/First time voters students and LAUSD students visit the Los Angeles County Registrar Recorder headquarters in Norwalk to cast their vote. More than 400 hundred students from LAUSD traveled by bus to attend a Ready to Vote Party hosted by Power California, a multi-ethnic civic engagement organization working to mobilize young people of color. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Este año, en muchos estados, los republicanos han usado anuncios publicitarios racistas para exaltar los ánimos de su base de cara a las próximas elecciones. En otros, la supresión del voto sigue siendo un gran problema, como en Dodge City, Kansas.

En esta ciudad de mayoría latina, el único centro de votación fue cambiado a una locación fuera de los límites de la ciudad a la que no llega ningún medio de transporte público. Y mientras esto sucede, el acceso a la atención médica sigue siendo un problema vital en muchas partes del país. Texas, por ejemplo, sigue siendo uno de los estados con el mayor número de personas sin seguro médico en todo el país.

Sin embargo, esta no es la realidad en California. Aquí los anuncios racistas realmente no funcionan. La accesibilidad electoral nos convierte en uno de los tres estados principales de la nación donde es más fácil votar, y el porcentaje de personas sin seguro de salud continúa disminuyendo, a pesar de los esfuerzos de los republicanos que intentaron revertir la atención médica asequible.

Otro elemento que es diferente para esta elección, en California, es que durante varios años, el estado no había tenido relevancia para la política nacional, pero ahora no solo es importante, sino que es un actor decisivo en las próximas elecciones. Nuestros votos realmente podrían decidir quién controla el Congreso y podrían incluso definir el rumbo hacia dónde se dirige el país.

En California se encuentran más de media docena de los cargos para la Cámara de Representantes, que están en juego. Eso es más de la cuarta parte de los 23 cargos que los Demócratas necesitan para apoderarse de la mayoría de la Cámara. Además, la creciente población latina en el estado es más activa y madura desde el punto de vista político y se identifica mayoritariamente con candidatos demócratas, lo que ha sucedido en respuesta al tono hostil de los republicanos. Según un informe del Centro de Investigaciones Pew, el 67% de los latinos dice que las políticas de la administración actual les han afectado negativamente, una proporción mucho mayor que la reportada durante la administración del demócrata Barack Obama (15% en 2010) o del republicano George W. Bush (41% en 2007).

Además de eso, numerosas áreas del estado están atestiguando un movimiento nunca antes visto. Muchas organizaciones y voluntarios, en un esfuerzo sin precedentes, han estado trabajando incansablemente a lo largo de todo el estado para movilizar e involucrar a los votantes en sus comunidades, y particularmente en aquellas zonas en donde los residentes han sido históricamente marginados o excluidos del proceso electoral.

Un ejemplo muy interesante es el Valle Central, donde dos tercios de las personas menores de 25 años son latinas y más del 50% de ellas son hijos de inmigrantes. Allí, la baja participación de votantes ha sido un obstáculo para los demócratas. Pero ahora muchos de ellos, especialmente los jóvenes latinos, se están involucrando por primera vez en el registro de votantes, en la ejecución de campañas locales y el llamado a votantes vecinos en bancos de llamadas telefónicas.

Otro buen ejemplo es el Condado de Orange, un bastión republicano de larga data. La mayoría republicana ahora está siendo seriamente amenazada por la participación proactiva de una comunidad muy diversa donde las madres blancas, los jóvenes asiático-americanos y los latinos, se presentan en marchas y protestas para levantar su voz en contra de las acciones del presidente y las movidas anti-inmigrantes promovidas infructuosamente por algunos republicanos.

Y aunque muchos candidatos republicanos están usando California en sus mítines políticos, como el mal ejemplo que sus ciudades, estados o condados supuestamente no deben seguir, el estado dorado está convirtiéndose en un modelo para otros, en lo que se refiere a tener distritos más representativos políticamente.

Medidas adoptadas recientemente en California sobre la responsabilidad para establecer límites legislativos, quitaron el poder de la redistribución distrital a los legisladores y lo entregaron a una comisión de ciudadanos independientes. Dicho de una manera más simple: el nuevo sistema saca a los políticos de sus cargos asegurados durante años, y los coloca en contiendas reales, al tiempo que crea espacio para una representación más justa de los votantes en sus Distritos.

La división, la retórica antiinmigrante, los ataques a las minorías y las mujeres y las amenazas a los valores estadounidenses no son noticias falsas. Lamentablemente todas son reales. Pero lo que también es real es que California, y en particular los latinos, tenemos el poder de cambiar eso el 6 de noviembre en las urnas electorales.

Entonces, desde ahora y hasta el día de las elecciones, mi llamado a todos mis vecinos californianos, y especialmente a la comunidad latina, de la cual soy orgullosamente parte, es a no dar por sentada la democracia y la capacidad de votar que tenemos y a mantenernos en pie de lucha a través del voto.

Adriana Ruggiero es periodista y especialista en comunicaciones. Se ha desempeñado como reportera y presentadora de noticias en radio y televisión. Actualmente, como Coordinadora de Comunicaciones en el estado de California, para la organización America’s Voice, monitorea la dinamica electoral y el voto Latino en el estado.