Grita “estoy aquí para matar mexicanos” antes de atacar brutalmente a padre e hijo hispanos

El atacante no será procesado por crímenes de odio racial
Grita “estoy aquí para matar mexicanos” antes de atacar brutalmente a padre e hijo hispanos
Luis López de 18 años quedó inconsciente tras un golpe en la cabeza
Foto: GoFundMe

Crece la indignación por un terrible ataque contra padre e hijo, ambos latinos, en un tienda de venta de llantas en Salt Lake City, Utah.

El atacante de 50 años identificado como Alan Covington gritó antes del ataque “Odio a los mexicanos” y “estoy aquí para matar a un mexicano” según los reportes del brutal ataque con un tubo de metal a los dos hispanos.

Las víctimas fueron José López, de 51 años, y Luis López, su hijo de 18 años.

Sin embargo según las leyes estatales, Covington no será acusado de un crimen de odio.

Según la campaña de GoFundMe que estableció la familia López, Luis quedó inconsciente tras un severo golpe a la cabeza. Por esta razón tuvo que ser sometido a una cirugía de tres horas que provocó que se colocara una placa de titanio en el lado derecho de la cara, ya que se “rompió” durante el ataque. José, el padre sobrevivió con ocho puntos en el brazo y moretones en la espalda.

El fiscal de distrito del condado de Salt Lake, Sim Gill, explicó a Buzzfeed News porque no procesará al atacante por un crimen de odio.

“Yo, como fiscal estatal, no puedo darles una medida de justicia proporcional a la lesión que sienten y que realmente es una injusticia … Básicamente, nos deja sin ningún tipo de marco legal de delitos de odio. Es una farsa es lo que es “.

Según las leyes de Utah los fiscales solo pueden “elevar” el nivel de algunos cargos de delitos menores en los que los autores supuestamente atacaron a la víctima debido a su raza o grupo social.

Covington ha sido acusado de dos cargos de delito mayor de agresión con agravantes, además de otros cargos de armas y drogas. Pero por razones obvias, la familia se indignada con la justicia.

“Hace hervir mi sangre”, dijo Verónica López, la hermana de las víctimas y su hija, en entrevista con el Tribune de Salt Lake . “¿Qué es lo que quieren después? ¿Quieren que mate a alguien para ver que es peligroso?”

Los delitos de odio han ido en aumento desde las elecciones presidenciales de 2016, y los latinos, en particular, han sufrido en carne propia este aument.