‘Tememos a nuestros vecinos’ dicen residentes de un vecindario de Boyle Heights

¿Pelea de vecinos o racismo? Mujer dice sufrir discriminación por parte de vecinos
‘Tememos a nuestros vecinos’ dicen residentes de un vecindario de Boyle Heights
La situación ha llevado a Martha Bañuelos e Irma Chávez a instalar cámaras de seguridad en su propiedad. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Tras años de arduo trabajo, en el 2013 Martha Bañuelos celebraba haber cumplido el Sueño Americano de muchos inmigrantes; ser dueña de su propia casa en una colina del icónico Boyle Heights.

Sin embargo, la dicha de tener un hogar fue muy corta pues desde hace cuatro años, asegura que, los vecinos del lado derecho de su casa—localizada sobre la Calle Stone—le han causado tanto hostigamiento, al punto que teme hasta salir a su patio trasero o frontal.

“Temo por mi vida. Cada que salgo me gritan cosas; ‘p***a, desgraciada, ilegal’”, expresó la mujer de 54 años, mostrando videos de sus cámaras de vigilancia que verifican sus acusaciones.

Agregó que los vecinos—una pareja gay— identificados como Oscar Miranda y Timothy Horen ofenden a algunos vecinos del área y sus invitados, y están constantemente tomando fotos a las placas de los carros y gente que llega al vecindario.

Bañuelos, quien vive sola, dijo que ha llamado a la Policía de Los Ángeles de la División Hollenbeck en varias ocasiones, específicamente al oficial a cargo del área, Oscar Casini, pero no recibe ayuda.

Ella asegura que sus vecinos también ofenden a su madre, una persona de la tercera edad, cuando va a visitarla gritándole cosas despectivas y hasta le han cuestionado la legalidad de su negocio al jardinero que poda la casa de Bañuelos .

“Me han echado al Departamento de Construcción, al Departamento de Salud, al Departamento de Animales para quitarme a mis perros, al Departamento de Transporte para multas de estacionamiento y al Departamento de control de Lectores”, dijo Bañuelos desesperada.

“Yo estoy sola y no tengo apoyo de la Policía. Si estuviéramos en el otro BH (Beverly Hills) esto no estaría sucediendo”, recalcó.

Irma ChávezIrma y Martha Bañuelos hablan del hostigamiento que dicen sufrir departe de sus vecinos en Boyle Heights. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Contra otros vecinos

Otro vecino identificado como Gabriel, y quien no quiso proveer su apellido por temor a represalias, dijo que cuando la pareja se mudó al vecindario, hace unos ocho años, fue cordial e incluso platicaban. Pero una vez intentaron ponerlo a él y a su esposa en contra de Bañuelos y ellos se negaron. Desde entonces Gabriel y su familia también han sufrido el hostigamiento.

“Arrancan las parrillas de los carros, los rayan, ponchan las llantas, vienen y toman fotos de la gente incluyendo a los niños”, dijo Gabriel. “Yo le dije a uno de ellos que era un pervertido por tomar fotos, y, ¿qué hicieron? Fueron y pusieron una orden de alejamiento contra mi esposa diciendo que ellos eran las víctimas”.

Incluso aseguró que él ha visto a la pareja gay gritarle palabras despectivas a Bañuelos y cuando fue a quejarse a la estación de Policía Hollenbeck no le hicieron caso.

Gabriel dijo que también le han gritado “ilegales” a él y a su hijo mayor

“Yo soy orgullosamente hijo de inmigrantes, pero yo nací aquí, mi hijo nació aquí”, dijo Gabriel. “Es injusto, tienen un coraje en contra de nosotros y algunos pueden decir que es solamente el llamar nombres pero por favor, no te salgas de tu comodidad para ir y destruir mi propiedad y después vayas a corte haciéndote la víctima”, enfatizó.

Irma Chávez, de 66 años, vive al lado derecho de la casa de Miranda y Horen y dijo que ella les teme pues la ofenden cuando intenta caminar por la acera de su casa.

“No me dejan estacionar cerca de su casa y nos echan la ticketera. Escupen los vidrios. Me tengo que estacionar más lejos y yo tengo mi pierna mala porque estoy discapacitada desde hace tres años”, dijo Chávez, quien ha vivido en su apartamento con su familia por 13 años.

Agregó que le han echado agua con jabón cuando pasa frente a su casa para que se resbale. “Y que voy a hacer? Si tengo que pasar frente a su casa para ir a la mía”, aseveró.

“Yo estoy enferma de los nervios y le tengo miedo al americano [Horen] cuando lo veo. Una vez me grito ‘stupid, mojada’ en mi cara y hasta me mordí la lengua porque me asusté mucho”, añadió Chávez mostrando un reporte de policía por agresión que ella después presentó.

“Ya nos hemos quejado con la Policía y les decimos que si quieren que nos maten para que ellos hagan algo porque no nos ayudan. Estamos prisioneras en nuestro hogar”, aseguró Chávez.

Los residentes dijeron que están dispuestos a ir a una reunión de resolución de conflictos en el vecindario para llegar a un acuerdo con los vecinos.

“Yo amo mi hogar, mi vecindario. Antes no era así. Yo estoy dispuesto a sentarme y hablar para solucionar la situación”, agregó Gabriel.

Martha Bañuelos e Irma Chávez pasan frente a las casas en disputa. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Caso bajo investigación

Alfredo Labrada, capitán de LAPD de la División Hollenbeck, dijo que este es un caso fuerte y preocupante que están siguiendo de cerca.

Desafortunadamente, como la agresión solo ha sido verbal y no hay pruebas de agresión o vandalismo no se considera un caso criminal.

Es algo malo, pero que te estén diciendo groserías y sacando el dedo no es un caso criminal, es un caso civil”, dijo Labrada. “Si causan daños a la propiedad o a la persona entonces ya se considera un caso criminal”.

Agregó que sus investigadores están revisando las evidencias y hablarán con los vecinos para llegar a un acuerdo y evitar que el problema escale.

“Lo que les recomendamos a los vecinos que agarren video de todo y esas son pruebas que se pueden mostrar ante el fiscal de la ciudad”, aseguró.

La Opinión intentó en varias ocasiones contactarse con la pareja acusada, pero hasta el momento no ha recibido respuesta.