Brightwood College cierra sus puertas y deja a estudiantes en limbo

Tristeza e incertidumbre entre alumnos tras la noticia
Brightwood College cierra sus puertas y deja a estudiantes en limbo
Estas son las instalaciones de Brightwood College en Van Nuys. (Francisco Castro)
Foto: Francisco Castro / Impremedia/ La Opinion

Igual de fría que la tormenta que azotó el Sur de California, así fue como cayó la noticia en los estudiantes de Brightwood College después que la institución anunció su cierre abruptamente.

“Estoy muy decepcionado y triste. Es una gran desilusión para mí y mi familia”, admitió Jesse Bautista, alumno en el campus de Van Nuys de esta cadena de colegios privados.

Bautista tenía más de un año estudiando radiología y había invertido alrededor de $10,000 dólares de su bolsillo en la carrera.

“Esos son 10,000 dólares que quizá no voy a recuperar”, dijo. “Estamos esperando lo mejor. Voy a hablar con algunos abogados a ver qué puedo hacer. También voy a hacer una cita con mi consejero de ayuda financiera para ver cuál es el próximo paso”.

 

Los estudiantes de Brightwood College dicen no saber qué va a pasar tras el cierre de la escuela. (Francisco Castro)
Los estudiantes de Brightwood College dicen no saber qué va a pasar tras el cierre de la escuela. (Francisco Castro)

 

La escuela propiedad de Education Corporation of America (ECA) con base en Birmingham, Alamaba, que tiene 75 campus a través de Estados Unidos – entre ellos uno en Van Nuys y otro en Riverside – anunció el martes a sus alumnos que iba a cerrar sus puertas. La noticia llega a una semana que acabe el semestre de otoño.

La decisión llega después que Accrediting Council for Independent Colleges and Schools suspendió la acreditación de ECA el 4 de diciembre.

La compañía – que también opera Virginia College, Brightwood Career Institute, Golf Academy of America y Ecotech Institute – es la mayor cadena de colegios privados en el país y sirve a cerca de 20,000 alumnos.

Estudiantes como Jazmin Thompson que este miércoles llegaba cabizbaja a las oficinas del Colegio en Van Nuys, donde a las 10:00 de la mañana había una reunión para dejarles saber a los alumnos el siguiente paso y recursos para seguir sus estudios.

“Todos estamos muy tristes”, dijo la joven latina, a quien le faltaban cuatro meses para completar su certificación en Radiología.

Thompson señaló que había invertido $9,000 dólares en su educación y no estaba segura de lo que haría.

“Eso es lo que vamos a ver”, dijo. “Si puedo, voy a seguir, pero ahora no más quiero mi dinero”.