Divulgan recomendaciones para seguridad escolar, pero evaden idea de armar a maestros

La Comisión abandonó idea de armar a maestros, aunque recomienda forjar alianzas entre escuelas y autoridades policiales
Divulgan recomendaciones para seguridad escolar, pero evaden idea de armar a maestros
La Comisión fue creada tras el tiroteo en la escuela en Florida donde murieron 17 personas.
Foto: Mark Wilson/Getty Images

WASHINGTON — Una comisión federal creada por la Administración Trump para mejorar la seguridad en las escuelas divulgó este martes su muy esperado informe, con 93 recomendaciones que, no obstante, evadieron la idea de armar a maestros, como había propuesto el presidente Donald Trump.

El informe de 177 páginas de la “Comisión Federal sobre Seguridad Escolar”, creada a raíz de un tiroteo que dejó 17 muertos en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland (Florida) en febrero pasado, es producto de nueve meses de visitas a escuelas en ocho estados y la capital estadounidense, reuniones con maestros, padres y estudiantes, y extensas consultas con expertos en la materia en todo el país.

Según la Casa Blanca, el documento refleja algunas de las “mejores prácticas” ya en marcha en algunos estados y comunidades locales, y pretender ser guía para las familias, personal docente, autoridades policiales, profesionales de salud, y líderes políticos para responder a actos de violencia en los colegios.

Durante una mesa redonda en la Casa Blanca, Trump elogió la labor de la Comisión, cuyo informe evadió la polémica idea de armar directamente a los maestros, y puso énfasis en que las escuelas tengan la “opción” de forjar alianzas con autoridades policiales para capacitar y entrenar a personal escolar.

“Nada es más importante que proteger a los niños de nuestra nación”, dijo Trump durante el acto en el Salón Roosevelt.

El mandatario destacó en particular la adopción de una ley federal que fortalece la revisión de antecedentes de compradores de armas, y subsidios por más de $1,000 millones hasta el año fiscal 2028 para mitigar la violencia escolar.

La mesa redonda contó con la participación de familiares de algunas de las víctimas del tiroteo en  Parkland el pasado 14 de febrero, autoridades locales y estatales, y miembros del Gabinete, incluyendo los titulares de Justicia, Salud, Educación, y Seguridad Nacional, que formaron parte de la Comisión.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, la secretaria de Educación, Betsy DeVos,  que lideró la Comisión, precisó que los gobernadores y legisladores estatales deben trabajar con las autoridades escolares, maestros, padres y estudiantes para responder a los desafíos particulares en sus distritos.

DeVos también señaló que el informe explora por primera vez el impacto de la cobertura mediática en actos de violencia y alienta a los periodistas a “ser más responsables en su cobertura de tiroteos escolares”, de manera que el enfoque se mantenga en las víctimas y no se publiquen ni los nombres ni las imágenes de los autores de los tiroteos.

En paralelo al documento, el fiscal general interino, Matt Whittaker, dijo que la Administración Trump divulgó hoy un nuevo reglamento que, a partir del 21 de marzo de 2019, prohibirá la venta y posesión de aceleradores de disparos, que básicamente aumentan la potencia de las armas semiautomáticas.

El Departamento de Justicia indicó que quienes posean esos dispositivos tendrán un plazo de 90 días para destruirlos o entregarlos a la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés) , y la agencia divulgará próximamente más instrucciones en su página web.

Entre sus recomendaciones, el documento de la Comisión pide mejorar la infraestructura en las escuelas, instalando bardas y ventanas con vidrios más resistentes, y más inversiones en servicios de salud mental para los estudiantes.

El documento prevé el desmantelamiento de las políticas que adoptó en 2014 la Administración Obama pensadas para evitar medidas disciplinarias que perjudicaran desproporcionadamente a las minorías.

Esas políticas tenían el objetivo de reducir las expulsiones, suspensiones y demás medidas disciplinarias que desproporcionadamente han afectado a estudiantes minoritarios y que, según la Administración Obama, creaban condiciones para aumentar la delincuencia juvenil.

Pero el argumento de la Administración Trump es que, todo lo contrario, esas políticas han contribuido a un aumento de la violencia escolar, pese a que ningún estudiante minoritario ha estado vinculado con los tiroteos más notorios en las escuelas.

Dos secretarios de Educación durante la Administración Obama, Arne Duncan y John King, respectivamente, dijeron en un comunicado conjunto que las medidas fueron adoptadas para proteger a los estudiantes de “prácticas disciplinarias injustas”, y para iniciar un debate nacional sobre cómo corregir las desigualdades raciales respecto a los castigos que reciben los alumnos.

En ese sentido, Jonathan Stith, director de la Alianza para la Justicia Educativa, dijo que el repliegue de las políticas de la Administración Obama es una decisión “peligrosa” que sólo alienta la “criminalización” de los estudiantes minoritarios y crea una falsa percepción de seguridad en las escuelas.

Por su parte, Lily Eskelsen García, presidenta de la Asociación Nacional de Educación (NEA), uno de los sindicatos de maestros más grandes del país, dijo que el informe es otra prueba de que no se puede confiar en que DeVos protegerá la seguridad escolar o los derechos civiles de los estudiantes.

“No necesitamos la apariencia de seguridad. Necesitamos verdaderas soluciones que creen escuelas seguras y respondan a la raíz de la violencia escolar” y creen ambientes de aprendizaje positivos, dijo Eskelsen García.