En “Día Internacional del Migrante”, activistas piden justicia por muerte de niña guatemalteca bajo custodia federal

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, acudirá a una audiencia en el Congreso, y se prevé que afrontará duras preguntas sobre por qué no se pudo prevenir la muerte de Jakelin Caal
En “Día Internacional del Migrante”, activistas piden justicia por muerte de niña guatemalteca bajo custodia federal
Claudia Marroquín de 27 años madre de Jakelin, junto a sus otros 3 hijos en el caserío. EFE
Foto: EFE/Esteban Biba

WASHINGTON— En el “Día Internacional del Migrante”, activistas de grupos cívicos pidieron este martes justicia por la muerte de la niña guatemalteca, Jakelín Caal, quien falleció bajo custodia de la Patrulla Fronteriza hace diez días, y exigieron que EEUU permita el ingreso de solicitantes de asilo varados en México.

La muerte de Caal en un hospital de El Paso (Texas), adonde fue trasladada luego de que fue detenida junto a su padre y un grupo de 163 inmigrantes en una zona desértica en Nuevo Mexico el pasado 6 de diciembre, ha agudizado la condena de la política migratoria de la Administración Trump.

Grupos cívicos y humanitarios en todo EEUU se sumaron a la conmemoración del 18 aniversario del “Día Internacional del Migrante”, creado por Naciones Unidas para llamar la atención sobre quienes huyen de situaciones de peligro. Este año el lema es “Migración con dignidad”.

Según Naciones Unidas, hay alrededor de 258 millones de migrantes en todo el mundo, un incremento del 49% desde 2000.

António Vittorino, director general de la Organización Internacional para la Migración (OIM), dijo que la migración es un fenómeno global en aras de la “dignidad”, porque los migrantes salen en busca de protección, libertad o mejores oportunidades, y los gobiernos tienen la opción de aceptarlos y protegerlos, “en vez de repudiar su llegada”.

La campaña de “Families Belong Together”  lanzó una petición en internet, denominada “Justicia para Jakelin” para exigir que el Congreso realice una investigación “independiente y rigurosa” sobre la muerte de la niña, e identifique reformas a la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras (CPB) para “prevenir el maltrato y separación de familias”.

La petición también pide audiencias públicas a partir de enero próximo, cuando inicie la 116 sesión del Congreso.

Gracias a las presiones de “Families Belong Together” y de los legisladores demócratas Nanette Barragán y Jimmy Gómez, que viajaron a la frontera entre California y México,  las autoridades finalmente permitieron anoche el ingreso de varios solicitantes de asilo, incluyendo María Meza, una madre hondureña con sus cinco hijos.

Meza apareció junto con sus dos hijas gemelas en una icónica foto que documentó el lanzamiento de gases lacrimógenos contra migrantes el mes pasado, y ha iniciado su trámite de asilo, confirmó a este diario la campaña de “Families Belong Together”.

La campaña de presión política en el caso de Jakelín Caal se produce dos días antes de que la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, ofrezca testimonio ante el Congreso, y los activistas de “Families Belong Together” quieren que la muerte de la menor sea una “ensordecedora llamada nacional para la rendición de cuentas”.

En el marco de una campaña de control de daños, Nielsen defendió la semana pasada las medidas que tomaron los agentes de la CBP para ayudar a la menor, e insistió en que los padres también deben asumir culpa por exponer a sus hijos a situaciones de peligro al cruzar ilegalmente la frontera.

Pero la organización angelina “CHIRLA”  señaló que los verdaderos responsables son tanto las agencias que hacen de la migración un crimen en vez de reconocerlo como un “proceso natural”,  como la Administración por empecinarse en perseguir a refugiados y solicitantes de asilo, en vez de respetar sus derechos humanos y darles protección.

CHIRLA también expresó solidaridad con la familia de Caal, y de otras víctimas que han perecido bajo custodia del DHS.

Angélica Salas, directora ejecutiva de CHIRLA, afirmó que “la crisis que mató a Jakelín es innecesaria, cruel y completamente artificial”, y que la Patrulla Fronteriza y la Administración “son cómplices de convertir un proceso legal creado para proteger a quienes huyen de la violencia en una prueba mortal”.

“Al honrar y recordar a los migrantes en todo el mundo, en un día en el que lamentamos la muerte de una niñita inocente, instamos a la Administración a que controle a la Patrulla Fronteriza, que ha perdido toda responsabilidad y se ha convertido en una panda de matones”, puntualizó Salas.

Piden renuncia de jefe de CBP

Por su parte, el presidente electo del Caucus Hispano del Congreso (CHC), Joaquín Castro, lideró una delegación de congresistas a Nuevo México para averiguar de primera mano las condiciones que condujeron a la muerte de la menor, y pidió la renuncia del comisionado de la CBP, Kevin McAleenan.

“En base a mi conversación con él, en base a su conducta, creo que debe renunciar; sería lo mejor en esos momentos….nos dijo que esto es algo que ocurre poco, la muerte de una niña bajo custodia de la Patrulla Fronteriza”, explicó Castro.

Pero, al seguir la ruta de los migrantes en autobús con McAleenan, Castro dijo que “está claro que muchas de estas instalaciones, no solo las que visitamos, carecen de recursos, de capacitación, de equipos, y todo eso conforman prioridades malas o equivocadas” en el trato de los inmigrantes.

La Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha iniciado una investigación sobre la muerte de la menor, mientras las autoridades forenses indicaron el viernes pasado que los resultados oficiales de la autopsia podrían tardar varias semanas.