Cómo la nutrición ayuda a reducir el riesgo de las enfermedades cardiovasculares

Mantener una dieta equilibrada ayuda a disminuir el riesgo de múltiples enfermedades
Cómo la nutrición ayuda a reducir el riesgo de las enfermedades cardiovasculares
Foto: Shutterstock

Las causas de las enfermedades cardiovasculares son diversas. La mayoría se originan por problemas de colesterol, obesidad, hipertensión, diabetes o dislipemias; pero otras, son por efectos de la edad o antecedentes familiares.

¿Cuáles son las enfermedades cardiovasculares?

La hipertensión

Es la elevación de la presión arterial que dificulta el funcionamiento del corazón y del riñón, reduciendo también la elasticidad de los vasos sanguíneos.

Según la nutricionista de Nestlé España, Anabel Aragón, la hipertensión es responsable de 5% de las muertes de origen cardiovascular, es factor de riesgo en los infartos e insuficiencia cardíaca y la principal responsable de los ictus.

El consumo excesivo de alimentos ricos en sal y sodio incrementa el riesgo de sufrir hipertensión.

shutterstock_649269142
Fuente: Shutterstock

La obesidad

Se caracteriza por la acumulación de grasa en el cuerpo, y siempre ha sido un problema grave de salud en todo el mundo.

La nutricionista Aragón señala que en los años 80 existían unos 900 millones de personas con sobrepeso. en el mundo. Y ya en el 2013, la cifra superaba los 2.100 millones.

Las dislipemias

Son alteraciones de los lípidos o grasas en la sangre, un factor de riesgo que se asocia a infartos, ictus o cardiopatías isquémicas.

Trae como consecuencia, el aumento del colesterol malo (LDL) y disminución del bueno (HDL).

¿Cómo reducir el riesgo?

Puede que la herencia genética tenga ventaja en el riesgo de las enfermedades cardiovasculares; pero, la dieta tiene un papel importante en la disminución del colesterol y los triglicéridos.

Anabel Aragón afirma que el consumo excesivo de grasas saturadas es responsable del aumento del colesterol, e influye en el infarto o el ictus. Por esto, aconseja ingerir grasas insaturadas que se encuentran en aceites, frutos secos o pescados.

También sugiere alimentos con vitamina E o C, omega 3, antioxidantes, pescado azul, manganeso.

Afirma que, la dieta mediterránea es fundamental para reducir el riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

Anabel Aragón te aconseja: utilizar aceite de oliva para aliñar; consumir tres platos de pescado a la semana; frutos secos crudos; limitar el consumo de refrescos; ingerir tres raciones de legumbres a la semana; cereales integrales; limitar procesados de sal, azúcar y grasas saturadas; y tomar carnes de poca grasa (pollo o conejo).

Aunque existan casos en que las enfermedades cardiovasculares surgen por herencia genética, es importante que mantengas una buena alimentación, rica en nutrientes, para evitar estas y otras enfermedades mortales.