Fiscal del condado de Los Ángeles lanza División de Salud Mental

La División de Salud Mental servirá como recurso para fiscales asociados con preguntas sobre casos que podrían involucrar programas de rehabilitación alternativos
Fiscal del condado de Los Ángeles lanza División de Salud Mental
Uno de cada cinco adolescentes desarrolla un trastorno grave de salud mental. La mayoría con un inicio antes de los 15 años. Pero, en muchos casos, no reciben tratamiento hasta años más tarde.
Foto: Schutterstock

La Fiscal de Distrito del condado de Los Ángeles Jackie Lacey anunció hoy una expansión de los esfuerzos de su departamento para ayudar a personas quienes viven con enfermedades mentales en el sistema de justicia penal.

La División de Salud Mental une a fiscales asociados cuyos casos involucran a acusados declarados incompetentes para juicio o quienes buscan condenas alternativas debido a su enfermedad mental.

La nueva división – la primera de su clase en una fiscalía en California, y quizá el resto de la nación – fue establecida comenzando hoy.

“Nuestra meta es proteger al público y ayudar a personas necesitadas a conseguir servicios de salud mental y otros recursos necesarios para que puedan ser miembros productivos de la comunidad”, dijo la Fiscal de Distrito Lacey. “Queremos también asegurarnos de que nuestras cárceles y prisiones estén reservadas para los ofensores más serios y violentos”.

La nueva división aumenta el legado de la Fiscal Lacey al tomar la delantera en buscar un sistema de justicia penal más justo para las personas quienes viven con enfermedades mentales. Los que trabajarán en la división buscarán oportunidades de aumentar el tratamiento y otros servicios comunitarios para quienes históricamente han pasado más tiempo en cárcel o han experimentado deterioro sicológico debido a una enfermedad mental no tratada.

La División

La División de Salud Mental servirá como recurso para fiscales asociados con preguntas sobre casos que podrían involucrar programas de rehabilitación alternativos y mociones hechas bajo la ley estatal 1810, la nueva ley de programa alternativo de rehabilitación por salud mental. También entrenará a abogados y personal de emergencia, abogará por más recursos comunitarios para tratar a los que sufren de enfermedades mentales y se dedicará a buscar legislación para promulgar reformas significativas al sistema de justicia penal en California.

Una parte importante de este programa multilateral de salud mental es una nueva directiva interna de la Fiscal Lacey permitiendo a los fiscales asociados el tomar en cuenta la enfermedad mental de un acusado al decidir si podría participar en un programa de rehabilitación alternativa.

“Con esta directiva estoy animando a mis fiscales asociados a tomar decisiones valientes y a hacer lo correcto”, dijo la Fiscal de Distrito Lacey. “Debemos tomar decisiones bien informadas para asegurar la seguridad del público y ayudar a un ser humano en crisis”.

Desde que fue electa en 2012, la Fiscal de Distrito Lacey ha trabajado diligentemente para atender las necesidades de los que sufren de enfermedades mentales. En 2013, formó lo que se convirtió en la Junta Asesora de Salud Mental con profesionales de la salud mental y el sistema de justicia penal.

La junta asesora publicó su “Proyecto para Cambio”, un reporte en 2015 indicando la manera de atender problemas en los sistemas de salud mental y penales.

En respuesta a esas recomendaciones, la Fiscal de Distrito Lacey ha provisto entrenamiento gratuito a más de 1,400 oficiales de agencias policíacas para atender a personas con problemas de salud mental. El entrenamiento enseña al personal de emergencia como reducir la intensidad de los enfrentamientos con personas en medio de una crisis mental, así mejorando la seguridad de los oficiales y el público.

En 2016, la Fiscal de Distrito Lacey nombró a la primera intermediaria de salud mental de la nación en una fiscalía local. La intermediaria colaboró con una variedad de personas involucradas para buscar maneras de ayudar a personas en medio de una crisis mental a mantenerse fuera del sistema de justicia penal.