Boyle Heights se rehúsa a la construcción de otra escuela chárter

Boyle Heights se rehúsa a la construcción de otra escuela chárter
La primaria Kipp Promesa Prep indica que busca una instalación para unir las dos escuelas que ya tiene en Boyle Heights. / archivo
Foto: La Opinion

Después de varios intentos fallidos durante meses para detener la construcción de otra escuela chárter en Boyle Heights, un grupo de residentes del área se decidió a tomar otro tipo de medidas.

Fue por ello que hace unos días, presentaron una demanda en contra de la ciudad de Los Ángeles, del Departamento de planeación de la ciudad y KIPP LA Schools —una organización que opera escuelas chárter en Los Ángeles.

Carlos Montes, uno de los demandantes, dijo que están pidiendo a la Ciudad que detenga el proyecto de construcción de la escuela, ubicada en la cuadra 443 S. de la calle Soto, ya que no se llevó acabo un informe de impacto ambiental completo.

La localidad solía ser el Hospital Promise del Este de Los Ángeles pero el lugar ha estado vacante desde diciembre de 2017.

La demanda fue archivada en el tribunal superior de Los Ángeles el 4 de enero de 2019 y tiene como demandantes a Montes, activista y residente de Boyle Heights, y al Consejo Vecinal de Boyle Heights, un grupo que representa a miembros de dicha comunidad.

“Sabemos que este proyecto va a causar mayores problemas, más contaminación con el monóxido de carbono de los carros y más tránsito”, señaló Montes.

“No solo la contaminación del humo pero el ruido, el aceite, el plástico de las llantas quemadas al largo tiempo ese va a ser un problema”.

Agregó que la ciudad permitió la aprobación de la tierra sin tener en cuenta que tanto la calle Soto como la calle Breed —por donde supuestamente entrarían los vehículos para dejar a los estudiantes— ya están repletas a todo momento.

Una escuela en esa localidad, indicó, solo empeoraría el área, la cual no está separada en zonas de manera adecuada para uso escolar.

El plan es una primaria

KIPP LA Schools, es un grupo no lucrativo que opera unas 15 escuelas chárter en Los Ángeles.

La primaria Kipp Promesa Prep actualmente funciona en dos sitios diferentes de Boyle Heights por lo cual están buscando una localidad permanente.

Una vez que logren reunir las dos instalaciones, tendrán alrededor de 425 estudiantes y la escuela tendrá capacidad para 625 estudiantes de primaria —desde el kínder hasta el cuarto grado— y podría abrir sus puertas tan pronto como en julio de 2019 si la demanda no procede.

Montes dijo que en estos momentos de dificultad para los maestros de escuelas públicas —en referencia a la actual huelga del Sindicato de Maestros (UTLA)— lo más adecuado es invertir para financiar la contratación de más docentes para las escuelas públicas y no quitar estudiantes para llevarlos a las escuelas chárter.

Al hacer esto, señala, las escuelas públicas pierden los fondos del gobierno.

Adicionalmente, Montes acusó a las escuelas chárter de ser selectivas en cuanto a sus estudiantes.

Más alegatos

“No quieren trabajar con estudiantes de educación especial, no quieren a estudiantes aprendices de inglés… Hacen rifas para supuestamente seleccionar a estudiantes pero tienen sus medios para solo escoger a los mejores, expulsan a los que tienen bajos grados y tratan de no aceptar afroamericanos”, dijo Montes.

“Los maestros pueden enseñar sin tener credenciales y no tienen un sindicato ni beneficios”, aseguró el
activista.

En respuesta a la demanda Rob Wilcox, portavoz del fiscal de la ciudad de Los Ángeles —Mike Feuer— dijo: “Revisaremos la queja y no tenemos más comentarios en este momento”.

Por su parte, el doctor Manny A. Aceves, director de impacto externo de KIPP LA, dijo que están decepcionados con la demanda que se opone a la construcción de la escuela Kipp Promesa Prep.

“Nuestro enfoque está en nuestros estudiantes, sus familias y la comunidad de Boyle Heights”, aseguró.

“Desafortunadamente, debido al litigio pendiente, no podemos comentar más con respecto a este asunto”, expresó en un comunicado..