Acusa a una mujer de distraer a su marido por darle de mamar a su bebé

Se ha convertido en casi una moda sentirse ofendido por ver a una mujer dar de mamar a su bebé, aunque sea legal en todos los estados
Acusa a una mujer de distraer a su marido por darle de mamar a su bebé
Si tienes implantes, nada te impide amamantar.
Foto: Ezequiel Becerra / Getty Images

Estamos en una época llena de controversias. Algo tan natural como es amamantar a un bebé parece que ofende a quienes lo presencian.

Las redes sociales están llenas de ejemplos que muestran que las mamás que amamantan lo tienen bastante duro. A veces parece que estén cometiendo un delito, puesto que tan pronto como una de ellas se sienta para amamantar a su hijo en público, alguien se acerca para pedirle que no lo haga o que se vaya. Sin embargo, no toda las madres acceden.

Ya hay que decir basta.

Una disputa entre una madre que estaba amamantando a su bebé en el parque y una mujer que quería que se fuera se volvió viral, y todo se debe a la salvaje respuesta de la madre.

La madre la mandó al carajo, así de literal. Pero tenía sus motivos, puesto que la mujer le había dicho que estaba distrayendo a su marido, dejando al descubierto parte de su seno mientras el bebé comía.

Las reacciones en defensa de la madre no se hicieron esperar y fueron muchos los comentarios que acompañaron al post.

En Estados Unidos es legal amamantar en público en cualquier lugar de los 50 estados del país, después de que se aprobara en 2018 la Ley de Protección al Acto de Lactancia Materna, con Idaho y Utah incluidos, dos de los estados más detractores de la iniciativa, pero que finalmente se incorporaron a la lista.

No obstante, como demuestran comportamientos que mencionamos en esta noticia,  posiblemente muchas mujeres sigan sintiendo vergüenza o miedo a amamantar en público por el temor a ser humilladas o avergonzadas. Por suerte, aunque sean increpadas, la ley está de su parte.

No volverá a sucederse el arresto de hasta 12.000 madres cada año, como sucedía antes, por dar el pecho en lugares públicos de Estados Unidos, según datos citados por el periódico The New York Times.