San Bernardino pagará $1 millón a reos LGBT por mantenerlos en celdas hasta 23 horas al día

Acuerdo legal pone fin a demanda entrablada en 2014
San Bernardino pagará $1 millón a reos LGBT por mantenerlos en celdas hasta 23 horas al día
Foto: Archivo/La Opinión

El condado de San Bernardino pagará alrededor de $1 millón de dólares a los presos gay, bisexuales, transgénero y transexual que fueron encarcelados en el llamado Tanque para Estilos de Vida Alternativos en el centro de detención West Valley de 2012 a 2018, dictaminó un juez de la corte de distrito de Estados Unidos.

El juez de Riverside, Jesus G. Bernal, anunció su decisión seis meses después de que la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y el Departamento del Sheriff del condado de San Bernardino acordaron poner fin a una demanda de 2014 sobre los reclusos LGBTQ que se mantienen en las celdas por hasta 23 horas al día y tenían prohíbido participar en programas de la cárcel.

Mientras que una orden escrita todavía debe ser entregada, el acuerdo y la aprobación verbal subsecuente marcan otra victoria para el ACLU en su batalla para el trato igual de presos en las cárceles del sur de California.

La demanda colectiva en nombre de 15 demandantes buscaba indemnización por daños y evitar que el Departamento del Sheriff incurra en la conducta descrita en la denuncia.

La demanda se enfocó en el Centro de Detención West Valley. Una instalación de 3,347 camas en Rancho Cucamonga.

Los demandantes son reos actuales y antiguos de lo que los abogados dicen fue el “tanque de estilo de vida alternativo” (o ALT por sus iniciales en inglés), una unidad de vivienda separada para reos que se identifican así mismos como homosexuales, bisexuales o transgenero.

La demanda legal alegaba maltrato para los reclusos, que sin justificación, eran encerrados en sus celdas por hasta 23 horas al día, mucho más que los reos albergados en la población general.

También terminaban encarcelados por más tiempo que otros reos porque se les negaba el acceso a programas de trabajo que podrían darles crédito hacia sentencias más cortas, de acuerdo a la demanda.

Los reos en la sección ALT no tenían el mismo acceso a la rehabilitación de drogas, o a servicios educativos y religiosos que otros reclusos, según la demanda. Debido a “un miedo injustificado del SIDA”, los agentes tampoco realizan los controles de seguridad requeridos en sus celdas, alegaba la querella

Los reos homosexuales, bisexuales y transgenero “son regularmente sometidos a una conducta de abuso y llamados con insultos peyorativos por… los agentes según su orientación sexual e identidad de género”, incluyendo insultos y obscenidades dirigidas a los homosexuales,leía la demanda.

También decía que algunos reclusos enfrentaron represalias por quejarse de las condiciones en la sección ALT.

Durante los próximos meses, el Departamento del Sheriff hará cambios en las políticas y programará sesiones de capacitación del personal.

Según el acuerdo, el personal de la cárcel debe ser entrenado en las necesidades de los individuos LGBTQI, el derecho de los presos a estar libre de abuso sexual y acoso, y el derecho a estar libre de represalias por reportar tales incidentes. El Tribunal mantendrá la supervisión de las cárceles del condado durante tres años.

Además de pagar $1 millón de dólares a las personas encarceladas en el tanque de estilo de vida alternativo, el condado pagará $1.1 millones en honorarios de abogado.