Débora von Habsburg, la archiduquesa de origen salvadoreño

La salvadoreña es una conocida actriz que ha trabajado con directores como Fracis Ford Coppola y Juan José Capanella, que busca poner el nombre de su país en alto
Débora von Habsburg, la archiduquesa de origen salvadoreño
Debora Habsburg.
Foto: Cortesía de Debora Habsburg.

Tiene el acento uruguayo muy marcado porque la mayor parte de su vida la ha vivido en ese país, pero Débora von Habsburg es salvadoreña. La guerra civil que sufrió esta nación centroamericana durante los años ochenta llevó a su familia al extranjero. Su primera parada fue Nueva York, luego la vida la llevó al sur de América y así ha estado en muchos países.

Actualmente la archiduquesa es una mujer que se desarrolla en varias áreas del arte, la actuación es una de ellas, y esta la ha llevado a trabajar en películas y obras de teatro en donde pone el nombre de su país en alto, porque ante todo Débora von Habsburg es y se siente salvadoreña.

Conversamos por teléfono durante varios minutos, y en todo momento se refirió a El Salvador como “mi país, nuestro país”. Tiene algunas palabras muy marcadas, “púchica”, “buena onda”, y el famoso voseo que no solo caracteriza a los argentinos o uruguayos, esa forma de referirse al otro, también es muy salvadoreña.

A pesar de que hablamos extensamente de su trabajo y de su historia de amor, la cual contaremos en otra publicación, Débora von Habsburg tenía muy clara la necesidad de compartir un mensaje para con sus compatriotas, para las jóvenes salvadoreñas que como ella alguna vez podrían haber soñado con ser actriz, con superarse, con tener éxito tanto adentro como afuera de El Salvador, y recalcó en su mensaje lo importante que es sentirse orgulloso de quién sos y de dónde venís.

Cortesía de Debora Habsburg.

“Aparte de seguir adelante con orgullo y no dejarse desmoralizar por cómo nos ven, les quiero decir que nunca dejen de soñar y de aspirar alto. Nosotras somos capaces de cualquier cosa si nos ponemos una meta porque somos resistentes y trabajadoras.  Nunca dejen que alguien les falte el respeto, háganse valorar porque se lo merecen y por último que traten de estudiar, no importa qué, pero aprendan a hacer algo que les guste mucho y háganlo muy bien, porque eso es lo que las va a sacar adelante. Sean valientes, nunca pierdan sus principios y ante todo apóyense entre ustedes, porque la fuerza y el triunfo viene cuando uno tiene gente que nos quiere y nos ayuda. Juntas, las mujeres salvadoreñas podemos lograr mucho”, dijo Débora.

Pese a que tiene un título nobiliario, archiduquesa, y aunque hable varios idiomas y comparte con la realeza a nivel internacional esta salvadoreña se esfuerza mucho. Como actriz realiza castings, y aunque no siempre todo sale como ella quiere se esfuerza hasta conseguir el papel. Hace cine y teatro, y ya ha llevado los paisajes de El Salvador al cine. El nombre del corto se llama “Salvador”, el cual según cuenta ya ha obtenido varios premios a nivel internacional en los festivales en los que se ha presentado. La historia es un drama que refleja la problemática del tráfico de órganos. La cinta se grabó en el departamento de La Libertad, la cual también contó con la colaboración de muchos salvadoreños, quienes trabajaron en maquillaje y cámaras entre otros aspectos técnicos, hecho que la dejó sorprendida y orgullosa por la profesionalidad de sus compatriotas.

Cortesía de Debora Habsburg.
Cortesía de Debora Habsburg.

Sus logros son varios, como actriz ha trabajado con directores como Fracis Ford Coppola y Juan José Capanella. Ha podido trabajar con actores tan importantes como Ricardo Darín, Carmen Maura y Maribel Verdú

En Miami acaba de participar en la obra “Casa ajena”, que se trabajó en inglés y español, esta refleja la realidad que viven los salvadoreños al vivir en una ciudad como Los Ángeles, puesto que la historia narra la vida de una  empleada doméstica de El Salvador. La obra contó con mucho éxito en Miami. Para ella ver la convocatoria para actores de El Salvador la hizo sentirse tan sorprendida como orgullosa. En esta producción Débora le dio vida a la jefa de esta empleada del hogar.

Sobre la obra tanto a ella como al director les gustaría poder llevarla al público salvadoreño en el terruño cuscatleco, pero de momento no es algo que se tenga proyectado.