¿Existe cura para la miastenia grave? Conoce los síntomas de esta enfermedad que debilita los músculos

Las mujeres menores de 40 años son más propensas a padecerla
¿Existe cura para la miastenia grave? Conoce los síntomas de esta enfermedad que debilita los músculos
Foto: shutterstock

Diariamente estamos expuestos a factores externos como enfermedades, bacterias y virus que debilitan nuestro organismo. Sin embargo, ¿qué pasa cuando la causa de nuestra enfermedad radica en un mecanismo de nuestro cuerpo que se ataca a sí mismo?

Por muy extraño que pueda parecer, esto es lo que produce la miastenia grave.

¿Qué es la miastenia grave?

Es una enfermedad autoinmune que afecta los músculos de las piernas, brazos, rostro y aquellos que intervienen en el proceso de respiración, causando su debilitamiento.

En condiciones normales, los músculos reciben productos químicos o impulsos del sistema nervioso para actuar, pero cuando existe miastenia grave, los anticuerpos atacan esta conexión e impiden que los músculos reciban estímulos, quedando en estado pasivo.

Síntomas

Además de la debilidad muscular esta enfermedad puede presentar:

  • Dificultad para respirar debido al debilitamiento de los músculos que actúan en dicho proceso.
  • Imposibilidad o problemas para mover los párpados. Esta es una de las zonas afectadas más visibles, pues en ocasiones uno de los párpados permanece caído o se tiene muchos problemas para mantenerlos abiertos.
  • Por la misma inflamación de los músculos que dificultan la respiración, la ingesta de comida también puede convertirse en un proceso difícil, causando incluso ahogamiento.
  • Dificultad para usar todas las extremidades.
  • Sensación de pesadez.
  • Parálisis facial o cambios visibles en la forma de la cara. Además de la caída del párpado, puede producirse un descenso en otros músculos faciales, como los de las mejillas.
  • Engrosamiento del tono de voz o problemas para pronunciar algunas palabras que requieren mayor modulación.

Hasta el momento no se ha descubierto una cura para esta enfermedad. No obstante, han comprobado que con medicinas, reposo y terapia: sus síntomas pueden mejorar progresivamente.

Para su diagnóstico, siempre será recomendable acudir a un especialista.