Una empresa de Silicon Valley es el enlace entre ICE y policías locales

La policía de al menos dos ciudades estaría utilizando la tecnología de Vigilant Solutions para ceder a ICE información sobre residentes
Una empresa de Silicon Valley es el enlace entre ICE y policías locales
ACLU denuncia que esta práctica "amenaza la privacidad de todo el mundo, especialmente la de los innmigrantes".
Foto: Pixabay

Este martes la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) publicó que había tenido acceso a documentos que revelan que policías locales de “ciudades santuario” ayudan en secreto a oficiales de Inmigración y control de aduanas (ICE). Para ello revisan datos de licencias de conducir y de placas de matrículas de vehículos (placas) gracias a “sistemas de vigilancia masiva” creados, en el caso del norte de California, por empresas de Silicon Valley.

Alrededor de 9,200 agentes de más de 80 agencias de policías han tenido la posibilidad de consultar las bases de datos de la compañía tecnológica Vigilant Solutions, que, según publicó Univision, también cede información a negocios privados como compañías de seguros y lotes de estacionamiento. De acuerdo a los documentos consultados por ACLU, a través de esta tecnología los agentes federales pueden consultar más de 1500 millones de registros disponibles en las bases de datos de los departamentos de policía locales.

ICE y la empresa de Silicon Valley tienen un contrato que, hasta septiembre de 2020, permite a la agencia federal acceder a los datos de 5,000 millones de placas. Al mismo tiempo, este acuerdo permite a los agentes acceder al mes a una media “de entre 100 y 200 millones” de registros de fuentes comerciales. ACLU denuncia que esta práctica “amenaza la privacidad de todo el mundo, especialmente la de los innmigrantes“.

La ciudad californiana de Union City, por ejemplo, asumió en 2017 prácticas “santuarias” que prohíben la cooperación entre autoridades locales y migratorias. Sin embargo, la policía de la localidad es suscriptora de Vigilant Solutions que, de acuerdo a las investigaciones de ACLU, comparte información con ICE. Gracias a esta subscripción, la policía puede acceder a las grabaciones de las cámaras de seguridad de calles, carreteras, estacionamientos, peajes y centros comerciales.

El ayuntamiento de la ciudad y la policía local aseguraron en un comunicado que no cuentan con la tecnología descrita y que desde 2017 mantienen su compromiso con la “Ley santuario” y con la “Resolución de la compasión”.