Ballet Hispánico mantiene viva la experiencia latina a través de la danza

La compañía de baile trae a Los Angeles un programa que incluye coreografías cargadas de símbolos mexicanos

'Con los brazos abiertos', pieza de Michelle Manzanales, es parte del show que trae el Ballet Hispánico. Foto: Paula Lobo
'Con los brazos abiertos', pieza de Michelle Manzanales, es parte del show que trae el Ballet Hispánico. Foto: Paula Lobo
Foto: Cortesía

Que el Ballet Hispánico traiga a Los Angeles un programa que incluye coreografías realizadas solo por mujeres no es coincidencia. Con este show, “se trata de motivar el diálogo sobre la cultura latina a través del arte”, dijo Michelle Manzanales, una de cuyas piezas es parte del espectáculo.

“Con brazos abiertos” es el nombre de la obra de esta coreógrafa mexicoamericana nacida y criada en Texas, y es el reflejo de su experiencia entre dos culturas a las que no sentía que pertenecía al cien por ciento.

“El vecindario, la escuela a la que fuimos, la familia, todo eso nos influencia […] Es mi experiencia de crecer en esas dos comunidades [la latina y la anglo] y tratar de embonar en las dos”, dijo Manzanales en una entrevista telefónica.

Ella describe su pieza como una serie de viñetas que ponen de manifiesto símbolos mexicanos que en algún momento ella se rehusó a reconocer como propios de su cultura. Por ejemplo, integra detalles folclóricos del son jarocho, pero también otros más contemporáneos, como el vals de su quinceañera y los ritmos de –como buena texana– Selena.

Estas viñetas están acompañadas de música de artistas tan diversos como Julio Iglesias, Carla Morrison, Juan Carlos Marín Marín y el Instituto Mexicano del Sonido. También está integrado un poema de María Bellini-Padilla.

“Todo esto involucra el haber crecido en dos comunidades”, dijo Manzanales.

El programa, que se completa con los trabajos “Línea recta”, de Annabelle Lopez Ochoa, y “Catorce Dieciséis”, de Tania Pérez-Salas, se presentará el viernes y el sábado en el Broad Stage. Este show es un preámbulo para el festejo de los 50 años de existencia de la compañía, que tiene su base en la ciudad de Nueva York.

“Ha sido un reto, pero seguimos comprometidos con la misión […] especialmente su conexión con la cultura latina”, dijo Manzanales acerca de cuál ha sido el secreto para que una compañía de danza moderna haya podido salir adelante luego de cinco décadas –que se cumplen en 2020– y con los altibajos que han experimentado las instituciones artísticas a través de los años.

Lo cierto es que el Ballet Hispánico, fundado en 1970 por la bailarina Tina Ramírez, se ha distinguido por sus esfuerzos por preservar la cultura latina a través de la danza. Sus presentaciones no solo llegan a los grandes teatros, sino a escuelas y a la misma calle, esto con el fin de dar voz a la experiencia hispana y a la vez para romper con estereotipos, una de las misiones de la fundadora. Actualmente está al frente de la tropa Eduardo Vilaro, quien alguna vez fue parte de este grupo.

“Tina empezó esto con los setenta para proveer una voz, una plataforma a los artistas latinos, para expresar la cultura latina, y todas las decisiones que se hacen en la organización están basadas en esa filosofía”, dijo Manzanales.

En detalle

Qué: Ballet Hispánico

Cuándo: viernes y sábado, 7:30 pm

Dónde: The Broad Stage, 1310 11th St., Santa Monica

Cómo: boletos $49 a $99; informes (310) 434-3200 y thebroadstage.org

El programa incluye solo coreografías realizadas por mujeres. Foto: Paula Lobo