Repatriados quieren ser parte del programa de becas y tutorías de AMLO

Se registraron más de 200 jóvenes para recibir la ayuda federal
Repatriados quieren ser parte del programa de becas y tutorías de AMLO
Repatriados aplicaron de manera simultánea al programa de becas Jóvenes construyendo el futuro. Cortesía New Comienzos
Foto: Cortesía New Comienzos

En unos cuantos minutos y de manera simultánea, 211 repatriados de entre 19 y 29 años se registraron a través de internet al programa gubernamental Jóvenes Construyendo el Futuro con miras a obtener una beca y ser capacitados para atender a otros deportados que de buenas a primeras se ven en México sin conocimiento alguno de cómo funciona el país.
“Ahora estamos esperando la respuesta del gobierno”, advirtió Israel Concha, fundador de la organización civil New Comienzos que busca dar las tutorías a los jóvenes retornados.
Para ello organizó en las últimas horas el evento Comunidad Binacional Contruyendo el Futuro en Tiempos de AMLO para hacer las aplicaciones.
El presidente Andrés Manuel López Obrador pretende que jóvenes que no estudian ni trabajan y quieren integrarse a la vida productiva del país reciban durante un año una beca mensual de 3,600 pesos mensuales (alrededor de 200 dóares) para que se capaciten.
“Es la oportunidad para que empresas, instituciones públicas y organizaciones sociales los capaciten para que desarrollen habilidades, aprovechen su talento y comiencen su experiencia laboral”, dijo a principios de su administración.
Los deportados organizados en New Comienzos vieron en este programa una oportunidad para hacer células de trabajo en todo el país. “Queremos tener tutores en todos los estados que ayuden a los deportados a sacar los documentos de identidad, a buscar trabajo, albergues, a usar el inglés que traen, a organizar eventos”, precisó Concha.
Jesús González, de 28 años, repatriado hace ocho meses desde Denver, cree que si obtiene la beca podría convertirse en tutor de otros repatriados y ayudarles  por muchas vías a entender la cultura mexicana para que no tengan confusiones o problemas en su nueva vida y empleos.
“Uno de los retos más difíciles para los retornados es conectarte con la gente que ha vivido aquí: te miran raro por ser pocho y te dicen cosas que tardas mucho en entender: bromas que no son bromas sino cosas serias, por ejemplo”.
Tanto González como Concha ––y muchos otros–– tuvieron que aprender por sí mismos y con golpes a sobrevivir en México después de una vida en EEUU: los apoyos del gobierno mexicano, han sido escasos y poco a poco desaparecieron como el programa de apoyo al migrante para proyectos productivos que hoy cuenta con cero pesos de presupuesto.Sin embargo, los flujos de deportados siguen constantes.
Estadísticas de la Secretaría de Gobernación documentaron en 2018 la devolución de 203, 711 mexicanos desde Estados Unidos, esto es, alrededor de 558 al día en promedio. En el mes de enero de este año, sumaron 14,066.