¿Qué es la retinopatía diabética, o daño en los vasos sanguíneos en la retina en los diabéticos?

La retinopatía diabética ocurre a partir del crecimiento anormal de los vasos sanguíneos en la retina
¿Qué es la retinopatía diabética, o daño en los vasos sanguíneos en la retina en los diabéticos?
Foto: shutterstock

La diabetes no cuidada ni controlada adecuadamente puede causar varias complicaciones en el cuerpo humano, tal como la retinopatía diabética, que es una complicación localizada específicamente en los ojos. Te hablaremos más de ella a continuación.

¿Qué es la retinopatía diabética?

La retinopatía diabética es una complicación de la diabetes focalizada en los ojos. Ocurre por el daño de los vasos sanguíneos en el tejido sensible a la luz en el fondo del ojo (retina). Mientras que a largo plazo puede causar pérdida de visión.

Toda persona con diabetes tipo 1 o 2 puede padecer la enfermedad. Entre más tiempo tengas diabetes y cuánto menos hayas cuidado tu control de azúcar, mayores son las probabilidades de que experimentes retinopatía diabética.

Causas

La presencia excesiva de azúcar en la sangre puede causar la obstrucción de los pequeños vasos sanguíneos que nutren la retina, produciendo irrigación sanguínea.

El ojo intentará producir nuevos vasos sanguíneos, pero estos no crecerán adecuadamente, produciendo sangrado.

Retinopatía diabética
Foto: Pixabay
  • Factores de riesgo

El riesgo de manifestar retinopatía diabética puede ser mayor a partir de los siguientes factores de riesgo.

  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto
  • Embarazo
  • Consumo de tabaco
  • Control deficiente de la azúcar en la sangre
  • Duración de la diabetes.

Síntomas

En las primeras etapas de la retinopatía diabética, pueden no presentarse síntomas de la enfermedad; ellos surgen de manera progresiva. Tales como:

  • Visión borrosa
  • Visión cromática alterada
  • Manchas/hebras oscuras flotantes en la vista
  • Zonas visuales oscuras o vacías
  • Pérdida de la visión

Complicaciones

Las complicaciones, entre incidir en problemas visuales más graves, puede ser responsable de estas complicaciones y otras.

  • Glaucoma: Pueden surgir nuevos vasos sanguíneos en la parte frontal del ojo y afectar el flujo normal de líquido hacia afuera, provocando una rápida acumulación de presión ocular (glaucoma).
  • Desprendimiento de retina: Los vasos sanguíneos anormales estimulan el crecimiento del tejido cicatricial, que puede llegar a desprender la retina en la parte posterior del ojo.

Dado que la retinopatía diabética es una consecuencia directa de la diábetes, ella no tendrá lugar si su enfermedad originaria es debidamente controlada.