Hospital en California permite a pequeños pacientes conducir mini autos hacia el quirófano para reducir la ansiedad

El hospital ahora tiene un mini Mercedes y un mini Beetle

Es una práctica que ya ha sido implementada en varios hospitales para aliviar el estrés y ansiedad de los infantes
Es una práctica que ya ha sido implementada en varios hospitales para aliviar el estrés y ansiedad de los infantes
Foto: Doctors Medical center

Dos mini autos de juguete son la medicina ideal para aliviar la ansiedad y estrés que los pequeños pacientes de un hospital en California sufren antes de entrar al quirófano.

En un video publicado hace unas semanas por el hospital Doctors Medical Center, situado en la ciudad californiana de Modesto, se puede apreciar como una pequeña paciente (Caroline) conduce muy alegremente su mini Volkswagen Beetle rosado hacia la sala de operaciones, donde será sometida a una cirugía (desconocemos la enfermedad de la cual sufre la pequeña).

“Doctors Medical Center ahora tiene dos autos pequeños disponibles para que nuestros pacientes quirúrgicos jóvenes ingresen a la sala de operaciones. Podemos ver cómo el estrés y la ansiedad desaparecen cuando saltan al auto”, explica el hospital en su publicación de Facebook.

Este es el segundo mini auto que el centro médico agrega a su inventario.

Hace un año, el hospital presentó un mini Mercedes negro que mostró buenos resultados al distraer a los infantes de las temerosas salas de operación y los raros aparatos de equipo médico. Pero ahora, un empleado y su familia decidieron donar el Beetle rosa, el cual aparece en el video, para que los jóvenes pacientes tengan variedad de donde escoger.

“El objetivo es reducir la ansiedad y el estrés, y hacer que la experiencia sea menos aterradora para todos los involucrados. No duele tener opciones, ¿verdad?”, explica el hospital en otra publicación.

La práctica de permitir que pequeños pacientes conduzcan al quirófano por sí solos no es algo nuevo. El año pasado, te informamos acerca de un hospital en España que comenzó a seguir el ejemplo de esta dinámica que surgió por primera vez en un hospital de Oklahoma.

La dinámica ha mostrado que decenas de niños han dejado de tomar ansiolíticos antes de someterse a una cirugía, además de que las sonrisas de los jovencitos alivian la preocupación de los padres.

“Puede ser traumático para un paciente joven ser apartado de sus padres cuando se dirigen a la cirugía”, dijo el hospital en un comunicado a la publicación People. “Esto realmente ayuda a todos los involucrados”.