Cazador mató a más de 5,000 elefantes y dice no arrepentirse de haberlo hecho

Ron Thompson tiene 77 años y durante mucho tiempo trabajó en parques nacionales de África. Asegura que lo que hizo fue para salvaguardar a los propios animales

Ron Thompson asegura que cazó a tantos animales para su propio bien.
Ron Thompson asegura que cazó a tantos animales para su propio bien.
Foto: Foto tomada de video

Ron Thompson, un exguardabosques que actualmente tiene 77 años y es originario de Zimbabwe, es un reconocido cazador dentro del ámbito y en su página web presume el haber cazado, por lo menos, 5,000 elefantes, 50 hipopótamos, 800 búfalos, 60 leones, 40 leopardos y muchos otros más ejemplares.

Ron comenzó a cazar en 1959, tanto en su país como en otros sitios de los diferentes continentes. Recientemente, un grupo de ambientalistas y que también se dedican a la protección de animales han divulgado el perfil de este hombre, quien recientemente concedió una entrevista al diario británico The Independent, en donde aseguró no sentirse arrepentido de haber dado muerte a tantos animales que hoy están en peligro de extinción.

Según el cazador, en aquella época, se dedicó a cazar no movido por una “sed de sangre”, sin porque quería ayudar a dichas especies a “sobrevivir”. “Era mi trabajo e incluso, lo volvería a hacer 10,000 veces”, afirmó.

Thompson asegura que en los parque naturales africanos en los que trabajo, era necesario llevar a cabo esta “reducción artificial” de ciertas especies de animales, pues esto ayudó a prevenir que estos destruyeran justamente el hábitat en el que viven.

“Cuando se tiene una población sana, uno debe asegurarse de que no aumente más allá de la capacidad de su hábitat”, aseveró el zimbabuense. Para explicar esto, Ron puso como ejemplo lo que ocurre con los elefantes, los cuales tienen muchos problemas para conseguir agua y alimentos en época de sequía porque han agotado prácticamente todos los recursos de su hábitat meses atrás. Si no se controla a la población, no se recupera la vegetación y por ende, los animales morirán de forma paulatina, comenzando con los más pequeños.

“No asuman que todo lo que han oído es correcto… El elefante africano está lejos de la extinción”, asegura el cazador, ya retirado, afirmando que quienes lo dicen son asociaciones que “piden dinero y mienten para obtenerlo”, palabras que se contradicen con algunos informes que señalan que en África, las poblaciones de elefantes se han reducido en dicho continente cerca de dos tercios en los últimos 30 años.