Gobierno de Trump elimina derecho a fianza para quienes solicitan asilo

Los inmigrantes que pidan asilo deben ser detenidos mientras sus casos son procesados, dice el fiscal general
Gobierno de Trump elimina derecho a fianza para quienes solicitan asilo
Un niño y su padre, originarios de Honduras, piden asilo a agentes fronterizos.
Foto: John Moore/Getty Images

El fiscal general, William Barr, publicó nuevos lineamientos este martes relacionados con el proceso para que los inmigrantes pidan asilo, reportaron medios nacionales.

Los solicitantes de asilo que pasen su entrevista de miedo creíble y que luego son enviados a las cortes de inmigración para determinar si serán deportados o se les otorgará el asilo, ya no podrán salir con una fianza, sino que deberán permanecer en los centros de detención hasta que su caso concluya.

La nueva política entrará en vigor dentro de 90 días.

En el texto, Barr explica que la decisión de liberarlos bajo fianza estaba fincada en una decisión errónea por parte de un juez de inmigración. Porque según él, sólo el Departamento de Seguridad Nacional tiene la autoridad para permitir que un solicitante de asilo indocumentado salga bajo fianza.

“Concluyo que estos extranjeros son inelegibles para la fianza, ya sea que lleguen a la frontera o sean aprehendidos en Estados Unidos”, escribió Barr.

Así, el fiscal general está dando marcha atrás a una política de asilo instaurada en 2005, cuando un juez determinó que los solicitantes de asilo eran elegibles para salir bajo fianza, si exhibían un miedo creíble a regresar a su país de origen, por razones de persecución o peligro grave.

Sin embargo, Barr considera que, según la ley de Inmigración y Nacionalidad, la administración Trump tiene derecho a detener a todos los inmigrantes indocumentados que en un principio habían sido puestos en procesos de remoción expedita, pero que luego pasaron a procesos de remoción con una audiencia completa cuando aprobaron una entrevista de miedo creíble.

Algunos inmigrantes, sin embargo, tienen reglas distintas, como los menores no acompañados y las familias con niños.

Hay tres escenarios posibles para los solicitantes de asilo

En caso de que se considere “más allá de toda duda que amerita ser admitido”, se le permitirá que ingrese o que permanezca sin necesidad de otros procedimientos.

Pero “si el extranjero no es admisible claramente”, entonces se le enviará a procedimientos completos de remoción (en una corte de inmigración).

Y en caso de que el inmigrante “no es admisible en uno de dos criterios específicos” y cuenta con otras características, se le podrá colocar ya en un proceso expedito de remoción o en uno completo (también en una corte).

La batalla legal por el asilo

Recientemente la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito aplazó la decisión de un juez que cancelaba la política de Trump que obligaba a los solicitantes de asilo en la frontera sur a esperar en México hasta la fecha de su audiencia en una corte estadounidense, un proceso que puede tomar meses o años.

El panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones escuchará a más tardar este martes los argumentos de las asociaciones civiles para acabar con la política de Trump. Y a más tardar el miércoles, escuchará los argumentos del Gobierno para continuar con la política.

El juez Richard Seeborg de una corte de San Francisco ordenó este lunes que se detuviera el cambio sin precedentes a la política de asilo, que Trump había impulsado, de devolver a México a los inmigrantes que pidan asilo, mientras se revisaba la demanda interpuesta por las organizaciones civiles.

En su opinión, la política violaba las leyes estadounidenses al no considerar los peligros a los que se enfrentan los migrantes en México.

El gobierno dijo que era una decisión errada, que ponía en peligro a la comunidad durante una crisis humanitaria en la frontera sur. Y pidió que el Noveno Circuito mantuviera la política vigente mientras la demanda se litiga, algo que podría llevar meses o incluso años.