Por qué tomar agua del tubo en California podría causar cáncer

De acuerdo con los resultados del estudio, se estima que los factores contaminantes del agua potable en los sistemas de alcantarillado en California puede contribuir al desarrollo de esta enfermedad

Por qué tomar agua del tubo en California podría causar cáncer
La evaluación de riesgos acumulativos para el agua potable se ha quedado atrás respecto a metodologías similares que ya son estándar en las evaluaciones de calidad del aire.
Foto: Pixabay

Un nuevo estudio publicado en la revista Environmental Health, halló que tomar agua potable directamente del tubo en California puede incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades cancerígenas.

De acuerdo con los resultados de la investigación, se estima que los factores contaminantes del agua potable en los sistemas de alcantarillado en el estado puede causar cerca de 15,500 casos de cáncer. Además asegura que los riesgos acumulativos por la presencia de químicos no ha estudiado a profundidad “los impactos en la salud de contaminantes coexistentes en el agua potable”.

El estudio argumenta que la acumulación de químicos contenidos en el agua potable puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer. “Nuestra metodología genera una puntuación de toxicidad numérica que refleja los impactos potenciales en la salud de la suma de contaminantes presentes en cada muestra de agua potable”, explica el reporte.

Dichos contaminantes incluyen químicos tales como cianuro, cobre, niquel, mercurio, y arsénico, para mencionar solo algunos.

Los investigadores analizaron 2,737 sistemas públicos de agua en todo el estado y encontraron que al menos 500 sistemas son de “alto riesgo”. Además, concluyeron que estos sistemas representan un riesgo para al menos 4,860 personas que podrían desarrollar enfermedades cancerígenas. Aunque no identificaron cuales son los sistemas considerados de alto riesgo, aseguraron que el mayor riesgo se deriva del contenido de arsénico en el agua.

Asimismo, aseguran que se hace necesario un estudio integral que analice los efectos en la salud de “la acumulación de contaminantes” y no del análisis de elementos individuales, como se ha hecho hasta el momento. “La evaluación de riesgos acumulativos para el agua potable se ha quedado atrás respecto a metodologías similares que ya son estándar en las evaluaciones de calidad del aire” asegura el estudio.

Los investigadores esperan que los datos presentados pueda “ayudar a las comunidades y las personas encargadas de generar políticas públicas a evaluar opciones diferentes para el tratamiento del agua”.