Oaxaca: escala la violencia entre conflictos políticos, crimen organizado y feminicidios

Oaxaca vive una ola de crímenes violentos que amenazan a sus pobladores
Oaxaca: escala la violencia entre conflictos políticos, crimen organizado y feminicidios
Violencia en México. EFE
Foto: EFE

MÉXICO –  A Telésforo Santiago Enríquez, profesor indígena, fundador de la radio comunitaria El Cafetal que él mismo dirigía en el municipio de San Agustín Loxicha, lo callaron a balazos cuando se dirigía a la cabina para transmitir su programa de radio en las últimas horas del jueves.

La investigación de su muerte está ahora en manos del ministerio público, con una maraña de posibilidades para explicarla: Oaxaca es un cóctel social explosivo sazonado con lucha de territorios, conflictos étnicos y sociales, crimen organizado, derechos humanos y defensa medioambiental que se cobraron mensualmente alrededor de 70 muertes en el año 2019.

Las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) reportan que el estado que durante décadas ha expulsado a miles hacia Estados Unidos, principalmente por pobreza y violencia,  se complicó en los últimos años.

En 2012  se reportaron 472 homicidios, el año siguiente 834, para 2014 fueron 709, sumaron 849 en 2015, el siguiente periodo 1,013 y posteriormente creció hasta colocarse en el décimo lugar nacional de homicidios en proporción con su número de habitantes.

“El problema es que ahora en Oaxaca a cualquier hora y en cualquier lugar se pueden oir disparos de bala y así no se puede vivir”, advirtió el empresario Juan Gonzalez en una rueda de prensa a la que convocaron hombres de negocios en Juchitán, uno de los municipios más violentos según el SESNSP.

Aunque Oaxaca se encuentra en el sitio 10 de muertes violentas del país, se destaca por sus primeros lugares en algunos de los crímenes más violentos:

Por ejemplo, ocupa el primer lugar en todo el país por el asesinato de políticos. Según la consultora Etellekt, que realizó un análisis en todos los estados del país, entre enero y marzo de 2019 ya mataron a 24 políticos en la localidad (83% opositores al gobierno estatal).

Las mujeres también son un blanco. En las últimas horas los cadáveres de  Arely “N” de 32 años y Jazmín “N” de 12 años, madre e hija, fueron localizadas en su casa de la capital heridas de arma blanca y signos de violencia sexual, según informó la Fiscalía General del Estado en un comunicado. La organización feminista Consorcio Para el Diálogo Parlamentario y Equidad reporta que hasta el 30 de abril se han registrado alrededor de 30 asesinatos de mujeres en la entidad, que ocupa el cuarto sitio respecto a feminicidios, después del Estado de México, Ciudad de México y Chihuahua.

Durante el sexenio del gobernador Alejandro Murat que arrancó en 2016, y hasta marzo pasado, se documentó a través de notas periodísticas locales 1,377 asesinatos de mujeres, 198 delitos sexuales, 530 desaparecidas y 277 actos de violencia familiar.

Murat pocas veces menciona el tema de inseguridad, pero, particularmente en el tema de feminicidios, prometió justicia el 8 de marzo, cuando en un acto público por el Día de la mujer lo increpó Angélica Ayala, la presidente del Grupo de Estudios sobre la Mujer: “Por si no está enterado, hay 9,6 asesinatos de mujeres al mes”, le dijo.

Desde entonces a la fecha dos mujeres más murieron, a la par de otros blancos en diversas regiones. En la los municipios de San Juan Bautista Tuxtepec, Pinotepa, Miahuatlán, los más violentos del estado , y en la Mixteca Alta, donde dos policías municipales fueron emboscados por un comando armado que se dio a la fuga.

La organización Semáforo Delictivo dijo que el 68% de los asesinatos del año pasado en Oaxaca fueron cometidos por el crimen organizado. Según la Asociación Civil Impunidad Cero, Oaxaca tiene un promedio de casi el 100% (99.4) lo que propicia la justicia por propia mano en linchamientos y las venganzas.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha pedido paciencia para resolver el problema de inseguridad en México. En en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 ––que se hizo público el pasado miércoles–– dijo que para 2024  el 50% de “la delincuencia organizada estará reducida y en retirada”.