California demanda a administración de Trump por cancelar $928 mil millones del tren bala

El estado busca, además, una orden de restricción temporal para que no se destinen los fondos a otros proyectos
California demanda a administración de Trump por cancelar $928 mil millones del tren bala
Newsom respondió ante la noticia del pasado jueves calificando la movida de Trump como “ilegal”.
Foto: Getty Images

California presentó hoy una demanda contra la administración de Donald Trump por la decisión de cancelar cerca de 1,000 millones de dólares del contrato para la construcción del tren bala del estado dorado.

La querella, presentada en los juzgados del distrito norte de California, con sede en San Francisco, asegura que la decisión del Ejecutivo fue “una violación de su propia manera de operar, arbitraria y caprichosa, un abuso de discreción, contraria a la ley y que amenaza con causar daños económicos significativos al estado”.

El estado, además, busca una orden de restricción temporal pidiendo a juez que el Departamento de Transporte (DOT) de Estados Unidos no destine los fondos para otros proyectos, según Reuters.

La demanda presentada por California asegura que los fondos fueron cancelados como una retaliación política por la oposición que el estado ha presentado al presidente Trump, en temas como inmigración, destinación de fondos para la construcción del muro fronterizo y servicios de salud, entre otros.

El proyecto de unir mediante una línea de alta velocidad (que sería la primera de EE.UU.) los dos principales centros urbanos californianos (Los Ángeles al sur y San Francisco al norte) fue aprobado en 2008 por los votantes del estado en referéndum, pero desde entonces ha sufrido múltiples sobrecostes y retrasos.

El pasado jueves, el DOT envió un comunicado sobre la terminación del contrato diciendo que no entregará los $928,620 millones de dólares a la Autoridad del Tren de Alta Velocidad de California (CHSRA por sus siglas en inglés) ya que la entidad “ha fallado repetidamente en el cumplimiento de los términos del Acuerdo FY10 y no ha logrado un progreso razonable en el proyecto”.

La justificación que usó el Gobierno federal para retirar los fondos es que una de las condiciones para que California los recibiese es que un segmento concreto de las vías debe estar completado antes de 2022, algo que a juicio del Ejecutivo es imposible dado el estado actual de las obras.

Aumenta la tensión

Durante un discurso a principio de año del gobernador Gavin Newsom, sobre la redimensión de la construcción del tren bala.  Su mensaje llevó a la opinión pública a interpretar que Newsom daba por muerto el proyecto, aunque éste trató de matizar sus palabras con posterioridad.

La confusión generada contribuyó aún más a que el presidente Trump y su Gobierno tildasen la alta velocidad en California de fracaso y de ser una agujero para el bolsillo de los contribuyentes, una retórica que finalmente se materializó la semana pasada cuando se suspendieron los fondos de forma oficial.

Trump comenzó a criticar el proyecto. El presidente publicó un tweet el 14 de febrero calificándolo como “un desastre”, lo cual se dio un día antes de que California liderara una demanda junto con 15 estados sobre los planes del presidente para financiar el muro en la frontera.

Los $928 mil millones que el DOT canceló son vitales para la construcción del tren en el Valle Central de California, además es fuente de trabajo a más de 2,700 personas. El dinero había sido adjudicado al proyecto por el Congreso de la República en el 2010. Sin embargo, el plan original aprobado por los electores estimaba un coste de alrededor de 40.000 millones de dólares y la entrada en funcionamiento del tren en 2022, unas cifras que en las proyecciones más recientes habían sido modificadas hasta los 77.000 millones de dólares y la construcción total para el año 2033.

Newsom respondió ante la noticia del pasado jueves calificando la movida de Trump como “ilegal”. “Tal como lo hemos visto en los ataques de la Administración Trump a nuestros estándares de aire limpio, a nuestras comunidades inmigrantes y en muchas otras áreas, la Administración Trump está tratando de exigir una retribución política en nuestro estado”, dijo Newsom.

La Senadora representante de California, Dianne Feinstein, mostró su indignación por el anuncio del DOT. “Estoy de acuerdo con el gobernador Newsom en que California debería llevar esta decisión a los tribunales y le agradezco su respuesta tan rápida. Estos son fondos que el Congreso apropió y el presidente obligó. No pueden ser retirados legalmente sin una buena causa”, afirmó en un comunicado oficial.

Feinstein además aseguró que la administración de Trump no tiene “bases para reclamar que California no ha cumplido su parte del acuerdo”.

Con información de EFE