El Toyota Supra 2020 es más potente de lo que su fabricador cree

El Supra es una colaboración entre BMW y Toyota
El Toyota Supra 2020 es más potente de lo que su fabricador cree
La quinta generación del Toyota Supra
Foto: Toyota

Car And Driver, una publicación dedicada al contenido de autos, recientemente probó el nuevo Toyota Supra 2020, acelerando de 0 a 60 en 3.8 segundos, y recibió resultados “impresionantes”, incluso mejores que los que la marca de autos presume.

La quinta generación del Toyota Supra, la cual comenzó con su primer modelo en 1978, volvió a nacer este 2019 después de que la generación previa a ésta se dejara de producir en el 2002.

Basado originalmente en el diseño del Toyota Cecilia, el Toyota Supra 2020 hizo su primera aparición en el 2019 North American International Auto Show y el auto es una colaboración entre las marcas Toyota y BMW, los cuales usaron el modelo Z4 como inspiración para su deportivo diseño.

En enero de este año, la primera producción de este vehículo fue subastada en Barrett-Jackson a un precio de $2.1 millones, las ganancias fueron donadas a la Asociación Americana del Corazón.

El Supra tiene un motor turbocharged de 2.0 litros (también disponible en un motor turbocharged de 3.0 litros) que fue diseñado por BMW, aunque en Estados Unidos no se ofrece el motor de 2.0 litros. El motor de 3.0 tiene una potencia de 250 kW (335 hp; 340 PS), una caja de transmisión automática de ocho velocidades y hay una opción para transmisión manual. Puede acelerar de 0 a 60 mph en 4.1 segundos, según su fabricante.

Sin embargo, la publicación Car And Drive, que probó el auto desde su oficina hasta su presentación en el evento de Point Motorsports Park en West Virginia, asegura que el auto es más rápido, más potente y más llamativo de lo se que menciona.

Esta fue la crítica que el sitio escribió.

En resumen, el Supra de quinta generación es rápido, incluso más rápido de lo previsto, llegando a 60 mph en solo 3.8 segundos y recorriendo el cuarto de milla en 12.3 segundos a 113 mph. Nuestras mejores carreras involucraron una ligera cantidad de par de frenos para que las revoluciones del motor se mantuvieran al ralentí y luego se aplicó con cuidado el pedal del acelerador para evitar el exceso de giro de las ruedas. El programa de control de lanzamiento, que fue inconsistente en su participación, fue considerablemente más lento.

Estos tiempos de aceleración se acumulan favorablemente contra algunas pistolas más grandes y más caras, casi colgando con un Chevy Corvette o un Porsche Cayman GTS a lo largo de un cuarto de milla y superando ligeramente la competencia BMW M2 y el Ford Mustang Shelby GT350.

***

Te puede interesar: