Guerra comercial: China pretende contratacar a EEUU con algo que usamos todos los días

El aumento de la tensión con el país asiático ya había provocado ese temor ya que las autoridades chinas ya tomaron estas medidas con Japón
Guerra comercial: China pretende contratacar a EEUU con algo que usamos todos los días
China produce el 90% de tierras raras del planeta.
Foto: NICOLAS ASFOURI/AFP/Getty Images

China está “considerando seriamente” restringir las exportaciones a Estados Unidos de tierras raras, 17 elementos químicos que se usan en electrónica de consumo y equipos militares, según reveló el editor en jefe del Global Times de Pekín.

El aumento de la tensión ha provocado temor a que Pekín use su posición dominante como proveedor de metales raros como arma en la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Un funcionario de alto rango de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China dijo a la agencia de noticias Xinhua el martes que Pekín dará prioridad a la demanda doméstica de metales raros, pero que atenderá la demanda razonable de otros países.

Si bien el funcionario del organismo nacional de planificación de China no respondió directamente si Pekín limitará las exportaciones de tierras raras a Estados Unidos, el editor en jefe de Global Times, Hu Xijin, escribió en Twitter : “Sobre la base de lo que sé, China está considerando seriamente restringir las exportaciones de metales raros a Estados Unidos. China también puede tomar otras contramedidas en el futuro“.

Global Times no es uno de los medios oficiales de China, pero es un tabloide muy leído y que publica el periódico del Partido Comunista Chino.

La guerra comercial entre Washington y Pekín quemó una nueva etapa con el duelo tecnológico con Huawei, el fabricante chino de teléfonos inteligentes, cuya existencia se ve amenazada tras el embargo a los “chips” electrónicos estadounidenses y la decisión de Google de cortar los lazos con este grupo.

Pero de la misma forma que Pekín depende de la tecnología estadounidense, Washington, como el resto de países, tiene una gran dependencia de algunas exportaciones chinas, como las tierras raras.

El presidente chino Xi Jinping visitó una compañía de metales raros en el sur de China la semana pasada, informaron medios estatales, suscitando especulaciones de que Pekín estaba considerando usar los productos químicos en la guerra comercial con Estados Unidos. China representó el 80% de las importaciones de metales raros de Estados Unidos entre 2014 y 2017, que los excluyó de las alzas recientes de aranceles.

“Las tierras raras son un importante recurso estratégico”, aseguró Xi Jinping, según informó la agencia oficial Xinhua.

 

Qué son las tierras raras

China produce el 90% de tierras raras del planeta, un conjunto de 17 metales esenciales en la fabricación de productos tecnológicos punteros, como los teléfonos inteligentes, las pantallas de plasma o los vehículos electrónicos.

Las tierras raras son unos “metales estratégicos” debido a sus propiedades electromagnéticas, fundamentales para la industria tecnológica. China dispone por lo tanto de una “arma estratégica”, según el informe anual de las materias primas Cyclope, y no dudará en utilizarla.

En 2010, en represalia a una disputa territorial, las autoridades chinas ya interrumpieron las exportaciones de tierras raras a Japón. Las empresas tecnológicas japonesas, muy dependientes de las exportaciones de la potencia vecina, se vieron muy afectadas.

Para preservar estos recursos, Pekín ya instauró en el pasado cuotas de exportaciones de tierras raras. Estados Unidos, la Unión Europea y Japón llevaron esta práctica ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) que les dio la razón.

No obstante, siguen en vigor cuotas de producción establecidas con el argumento de proteger el medioambiente, ya que la fabricación de estos metales es muy contaminante. “No podemos excluir que China aumente la presión sobre Estados Unidos alegando problemas medioambientales”, considera Kokichiro Mio, especialista sobre China del instituto de investigación japonés NLI.

 

El impacto

Un embargo de las tierras raras “afectaría a un determinado número de industrias estratégicas” en Estados Unidos, como la robótica, la informática, la aeronáutica o los láseres medicales, explica el analista David Lennox del gabinete Fat Prophets.

Aunque el impacto no sería “inmediato”, tendría repercusiones ya que “no hay un verdadero sustituto de las tierras raras”, explica.

“China no quiere entrar directamente en conflicto con Estados Unidos”, pero las tierras raras sirven para “meter presión psicológica”, afirma el analista político Chen Daoyin, desde Shanghái.

El gigante asiático no solo es su principal productor, sino que en los últimos años invirtió en numerosas explotaciones de tierras raras fuera de China, por ejemplo, en el yacimiento de Kvanefjeld en Groenlandia, considerado el segundo del mundo, según el informe Cyclope.

Reflejo de la vulnerabilidad estadounidense, las tierras raras, así como los medicamentos, se verán exentas del aumento de aranceles que Washington impondrá a la casi totalidad de productos chinos.