Calificadoras Fitch Ratings y Moody’s degradan nota y perspectiva de México

El rescate a Pemex uno de los factores de la baja calificación a la economía mexicana, destacan las firmas especializadas
Calificadoras Fitch Ratings y Moody’s degradan nota y perspectiva de México
Foto: EFE

MÉXICO – La calificadora de riesgo Fitch Ratings degradó la nota soberana de México de “BBB+” a “BBB”, mientras que Moody’s cambió de estable a negativa la perspectiva crediticia del país.

Fitch explicó que la baja de calificación refleja mayor riesgo para las finanzas públicas debido al deterioro del perfil crediticio de Pemex, junto con las amenazas externas por las tensiones comerciales, así como la incertidumbre de la política interna.

El costo fiscal del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador en apoyar a Pemex ha representado a la fecha el 0.2 por ciento del PIB en inyecciones de capital y disminución de impuestos; sin embargo, estas medidas no son suficientes para prevenir un mayor deterioro del perfil de crédito de la petrolera, afirmó.

Asimismo, Fitch alertó que se espera que la ayuda a la petrolera continúe, debilitando las finanzas públicas del País.

Al mismo tiempo, el desempeño negativo de la economía mexicana aumenta con las amenazas del Presidente Donald Trump de imponer aranceles de 5 a 25 por ciento a las exportaciones mexicanas.

Por lo tanto, afirmó la calificadora, la prerrogativa de mantener la disciplina fiscal no ha sido suficiente para mantener la calificación de deuda del País.

“En la perspectiva de Fitch, alcanzar las metas fiscales se volverá más difícil hacia 2020 y podría resultar en un gasto más ajustado que genere mayor viento en contra para el crecimiento”, refirió.

Por su parte, Moody’s destacó que la falta de predictibilidad de las políticas públicas del nuevo Gobierno han mermado la confianza de los inversionistas, a pesar de la voluntad de mantener finanzas sanas.

Si bien mantiene la calificación A3 sobre la deuda en moneda nacional y extranjera, la calificadora advierte que la eficiencia de la política de México se está debilitando.

Para Moody’s, cuestiones como el anuncio de usar el  Fondo de Estabilización de los Ingresos Públicas (FEIP) para ayudar a Pemex,  que luego fue cancelado, generan incertidumbre y falta de predictibilidad.

“La incapacidad de articular y ejecutar un conjunto claro de políticas ha erosionado la credibilidad del programa económico de la Administración. La falta de coherencia política ha disminuido la confianza de los inversionistas en detrimento de las prospectivas económicas de México”, afirmó.

El anuncio de ambas calificadoras afectó negativamente a la moneda nacional en el mercado internacional de divisas, donde el dólar subió 15 centavos, a 19.73 pesos.