“No vamos a parar de denunciar los abusos contra migrantes”

Los activistas Irineo Mujica y Cristóbal Sánchez continuarán defendiendo los derechos de los inmigrantes
“No vamos a parar de denunciar los abusos contra migrantes”
Migrantes en México.
Foto: David Guzmán / EFE

MÉXICO – Después de que la Fiscalía General de la República (FGR) no logró documentar que los activistas Irineo Mujica y Cristóbal Sánchez, de la organización binacional Pueblos sin Fronteras (PSF), son traficantes de indocumentados y un juez federal los liberó, organizaciones defensoras de migrantes adelantaron que continuarán con la labor de denunciar los abusos y planean coordinarse mejor para evitar la criminalización.

Desde principios este año nosotros decidimos no participar en caravanas porque nos dimos cuenta que sólo estaban sirviendo para alimentar el discurso de odio de Donald Trump, entonces, no vamos a hacer más caravanas, pero sí vamos a seguir con nuestra labor de denuncia de abusos contra los derechos humanos, de apoyar en albergues y alimentación: algo que siempre hemos hecho”, dijo Mujica en entrevista con este diario, poco después de su liberación.

Mujica y Sánchez fueron detenidos el pasado 5 de junio acusados de tráfico de indocumentados. El gobierno mexicano pedía 24 años de prisión.

“Nos llamó la atención la declaración de un fiscal que dijo que caminar a lado de los migrantes centroamericanos, guiarlos y ser solidarios es ilegal y sobre ese tema jurídico nos vamos a enfocar para que se aclare, ¿desde cuándo es delito acompañar a los migrantes si hasta las mismas autoridades las han acompañado: las policías federal, estatal y federal, derechos humanos y hasta migración en algunas caravanas”, detalló Gina Garibo, también integrante de PSF.

La defensa de Mujica y Sánchez probó que los activistas no se encontraban en el lugar y la hora en que dos hondureños afirmaban haberles pagado por pasar a México, sin embargo, la fiscalía dejó abierta la carpeta de investigación contra los activistas detenidos en el marco de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con América del Norte.

La detención de los activistas es considerada como una persecución política.Para Mujica, lo más preocupante es que aún exista en México la fabricación de delitos. “Eso no debe ocurrirle a ningún ser humano y debemos buscar la forma de que no vuelva a ocurrir”.

“Estamos en la víspera de una fuerte crisis en materia de Derechos Humanos”, advirtió Rubén Figueroa, del Movimiento Migrante Mesoamericano. “Hay un temor constante de lo que nos pueda pasar, pero no vamos a bajar la guardia en las denuncias contra el crimen organizado porque el gobierno, en lugar de ayudar en las denuncias en contra de los traficantes, va contra quienes denunciamos”.

Para Elba Coria, directora de la Clínica Jurídica de la Universidad Iberoamericana, es muy peligroso que el gobierno envíe el mensaje erróneo contra los defensores de derechos humanos.” Puede generar ataques y violencia por partes de la sociedad misma a la labor de los defensores y desincentivar la solidaridad y apoyo humanitario por miedo a ser criminalizado”.