Hospitalizada con más de 100 bolas de tapioca en su cuerpo

El té con perlas de tapioca es una bebida muy popular, sobre todo entre los adolescentes
Hospitalizada con más de 100 bolas de tapioca en su cuerpo
Té con tapioca.
Foto: Wikimedia/Weibo

Los médicos encontraron más de 100 perlas de tapioca, las típicas que se sirven con el té, dentro del cuerpo de un adolescente. Su cuerpo no las había digerido y por eso estaban almacenadas.

La niña, de 14 años de edad y de origen chino, terminó en el hospital después de no registrar movimiento intestinal durante cinco días. En un primer momento, los médicos no daban con la causa de sus problemas digestivos.

La chica consumía mucho bubble tea, una bebida a base de té taiwanés que contiene té de algún tipo, leche y azúcar. Va aderezado con bolas de tapioca masticables.

Según informa AsiaOne, los medios locales confirmaron que los padres de la niña la enviaron al hospital el 28 de mayo, luego de que se quejara de estar estreñida.

La adolescente, que vive en la provincia de Zhejiang, tampoco podía omer y sufría dolores de estómago. Cuando los médicos realizaron una tomografía computarizada, encontraron más de 100 sombras redondas en su abdomen.

Los médicos solo se dieron cuenta de que las sombras eran perlas de tapioca no digeridas, provenientes del té de burbujas que la adolescente había consumido.

Inicialmente, se mostró reacia a revelar que había comido tantas perlas. Decía que solo había consumido una taza de té, cinco días antes del incidente.

Sin embargo, el médico que la trató, el doctor Zhang Louzhen, sospechó que podría estar ocultando la verdad a sus padres porque, según los informes, era necesario ingerir una cantidad significativa de perlas durante un período prolongado para que su condición fuera tan grave.

Según informó el médico a la publicación mencionada, las perlas de té de burbujas, que están hechas de almidón, son difíciles de digerir por nuestro organismo.

No solo esto, sino que algunas tiendas pueden agregar espesantes y conservantes a las perlas, lo que las hace aún más difíciles de digerir. El consumo continuo de estos ingredientes conducen a la disfunción gastrointestinal.

Afortunadamente, a la niña le recetaron algunos laxantes para aliviarla del estreñimiento y la enviaron a casa sin más complicaciones.