Demócratas Optan por investigar en vez de gobernar

Foto de archivo
Foto de archivo
Foto: AFP PHOTO / SAUL LOEB

Los demócratas han decidido que, en vez de gobernar y atender los retos importantes que enfrenta el país, se van a enfocar exclusivamente en investigar al presidente Trump, y quizás hasta empezar un proceso de residenciamiento o “impeachment” en su contra, para tratar de debilitar y mancillar su imagen cara a las elecciones del 2020.  Con una económica boyante y el índice de desempleo más bajo en cincuenta años gracias a las políticas del presidente, da la impresión que los demócratas han concluido que esta es la única manera que tienen para retomar la Casa Blanca. Es una pena que no respeten nuestra democracia y proceso electoral y, como se hace en países corruptos, busquen fabricar investigaciones sin fundamento para tumbar a su rival político a toda costa.

Su principal línea de ataque sigue siendo el informe del Fiscal Especial Robert Mueller sobre la intervención de los rusos en las pasadas elecciones presidenciales, a pesar de que este concluyó que no hay evidencia para probar que la campaña de Trump conspiró con el Kremlin para descarrilar la candidatura de Hillary Clinton.  Mueller hizo quedar a los demócratas como una partida de mentirosos pues estos juraban y perjuraban, día tras día, por radio y televisión, que la investigación demostraría de seguro que tal conspiración ocurrió.

Aunque quedaron frustrados con los resultados de la investigación, los demócratas argumentan que Mueller sí probó que el presidente obstruyó la investigación.  Pero este planteamiento carece de fundamento ya que si bien es cierto que Mueller hizo la inusual aseveración de que su investigación no “exonera” al presidente del delito de obstrucción de justicia, este también fue claro que “su informe no concluye que el presidente cometió un delito”.  Por otra parte, los incidentes que detalló en su informe al analizar si se concretó el delito de obstrucción, contrario a lo que aseguran los demócratas, tampoco son evidencia contundente que el presidente violó la ley.

En todo caso, los demócratas en la Cámara han comenzado su propia investigación sobre la alegación de obstrucción de justicia, manteniendo la puerta abierta a un juicio político del presidente.  Pero, increíblemente, no se han quedado ahí.  Han abierto otras pesquisas para investigar un sinnúmero de asuntos no relacionados; desde las planillas contributivas del presidente y los récords financieros de sus empresas a su relación con instituciones bancarias y a como se han concedido las acreditaciones de seguridad a algunos miembros de la administración.

Esta vorágine de investigaciones pudiera al final tener el efecto adverso que buscan los demócratas.  El ciudadano promedio se da cuenta que todas estas investigaciones le quitan a la Cámara el enfoque y el tiempo que necesita para trabajar en los problemas del país y que están políticamente motivadas.  Más aún, las encuestas demuestran que la mayoría del pueblo no quiere un proceso de “impeachment”.  En fin, que, en vez de debilitar a Trump, los demócratas pudieran estar garantizando su relección.

*El autor es presidente del Latino Partnership for Conservative Principles y Ex Jefe de la Oficina de Ciudadanía de los Estados Unidos en la administración del presidente George W. Bush.