Envíos a nuestros países, ¿son seguros?

Inmigrante comparte su historia y frustración con una compañía de envíos al exterior
Envíos a nuestros países, ¿son seguros?
Los inmigrantes envían paquetes a sus familias.
Foto: Shutterstock

Manuel Guzmán es un inmigrante chileno, residente de Los Ángeles por 17 años, que envía regularmente ropa y otros regalitos a su hija, a su sobrino y a su familia que quedó en Chile.

“Quizás veo un sweater y lo compro. Voy reuniendo la ropa y después se la mando a la familia”, describió Guzmán en entrevista con La Opinión.

El tamaño y el peso de las cajas hace que el alto costo de mandarlas por el Correo (USPS) sea prohibitivo. Es por ello que Guzmán ha estado utilizando compañías de envío, como Chilenvios (https://chilenvios.net/)

“Utilicé el servicio un par de veces y estuvo bien, pero la última vez me perdieron las cajas”, recordó.

En noviembre de 2018, el inmigrante chileno pagó $240 dólares por cada caja, para poder enviarle la ropa a su familia. Guzmán estimó que en cada una, había ropa por un valor aproximado de $500.

Un mes atrás, la compañía de envíos le envió un mensaje a Guzmán a través de la aplicación WhatsApp informándole que la bodega en Chile había sido robada y con ella, las cajas que se encontraban en su interior.

“El 21 de junio de este año robaron la bodega en Chile”, indicó Patrick, el encargado de logística de Chilenvios, quien se negó a compartir su apellido, en entrevista con La Opinión. “Fue un robo reciente, porque las cajas llegaron en mayo de este año”, señaló. “Chilenvios no se hace responsable por lo que le pase a los envíos una vez que llegan a Chile”.

Burla o malentendido

Cuando no llegaban las cajas, Guzmán comenzó a preocuparse y comenzó a hacer llamados a Evelyn Tobar, que en la página de la empresa figura como Presidente y Fundadora de Chilenvios, y a Patrick.

Evelyn me dijo que debía depositarle $50 dólares más en su cuenta de banco, y que entonces ella me regresaría las cajas. Así lo hice. Pero cuando me llegaron las cajas estaban abiertas y dentro de ellas, alguien había puesto ropa sucia y rota, pelucas usadas, cosas rotas y viejas”, recordó Guzmán con tristeza.

Luego de la amarga experiencia, Guzmán siguió llamando a Tobar y Patrick, sin obtener más respuesta. Hasta la hora de cierre de edición, Tobar no había respondido a los llamados de La Opinión.

“Hasta fui a la casa de Tobar, donde antes había dejado las cajas y no me abrieron la puerta”, agregó el inmigrante.

“Me duele porque perdí mucho dinero, pero más me duele porque me siento burlado y estafado. Ellos fueron muy despectivos conmigo, ‘me vieron la cara’. Me podrían haber dicho que los habían robado. Pero enviarme esas cajas con cosas sucias y rotas fue una maldad. Eso no fue un accidente, fue maldad hecha a propósito”, lamentó Guzmán.

Sin embargo, Patrick aseguró que no existía ningún problema y que todo se había solucionado.

“Ya hemos resuelto todos los problemas con los otros clientes”, indicó Patrick, de Chilenvios. “El único caso que todavía no resolvimos fue el de Guzmán,  es él quien está ‘alboratando el gallinero’. Pero le vamos a devolver su dinero en agosto”, aseguró.

“Nunca antes tuvimos un problema. Es la primera vez que nos ocurre. Pero, tú sabes, los clientes siempre están ‘exagerando’. Como reportera lo debes saber bien, porque ustedes  los periodistas siempre exageran”, concluyó el representante de Chilenvios.

Recursos

  • Si sientes que has sido estafado por una agencia, tienda, negocio, puedes denunciarlo yendo a la pagina de Best Business Bureau (https://www.bbb.org/)
  • Puedes denunciar prácticas fraudulentas y estafas al Departamento de Asuntos del Consumidor de California en la pagina   https://www.dca.ca.gov/
  • También puedes compartir tu experiencia, positiva o negativa, en Yelp.com tanto para que otras personas no caigan en la misma trampa, o para compartir la recomendación