Cadetes latinos rumbo al cuerpo policial

Los padres se mostraron orgullosos de los recién graduados; casi la mitad quienes terminaron la Academia eran hispanos

(De izq. a der.) Luis Velazquez Jr. (centro) junto a sus padres Luis y Rita Velazquez y su esposa Karley Velazquez. (Jacqueline García)
(De izq. a der.) Luis Velazquez Jr. (centro) junto a sus padres Luis y Rita Velazquez y su esposa Karley Velazquez. (Jacqueline García)
Foto: La Opinión

Sin poder contener la emoción y el orgullo, este jueves los familiares y amigos de Luis Velázquez Jr., tomaron un sin fin de fotos durante y después de la ceremonia en la que se graduaron los cadetes de la Academia de Policía Rio Hondo.

Y no era para menos, pues el joven oficialmente culminó el programa que sigue los lineamientos de la Comisión de Estándares y Capacitación para Oficiales de Paz de California (POST). También recibió el patrocinio para fungir como agente del Departamento de Policía de Azusa.

Luis Jr. dijo sentirse muy contento de poder lograr un sueño que no solo era personal pero también de la familia, ya que su padre en su juventud quiso ser policía pero no tuvo la oportunidad.

Otra motivación para que él incursionara en la academia fueron las clases que tomó en Mount San Antonio College y en Azusa Pacific University de la cual se graduó hace poco.

“Tomé clases de justicia criminal, que fue algo que me interesó, y [al estudiar] el sistema judicial, aprendí que al ser policía uno puede hacer cambios positivos en la comunidad”, relató Luis Jr., de raíces guatemaltecas.

“También me siento bien alegre porque al hablar español en la ciudad de Azusa le puedo ayudar a los hispanos”.

Su padre, Luis Velázquez, dijo compartir la felicidad con su hijo.

“Me siento como que estoy pagando de alguna forma lo que Estados Unidos nos ha dado”, indicó y agregó que no le preocupa que su hijo haya decidido ser policía en estos momentos tan críticos para los agentes de la ley.

El jueves se graduó un grupo de 47 cadetes que pronto pertenecerán a diferentes agencias de la ley. (Jacqueline García)

“Solo tenemos una vida y si no hacemos lo que realmente nos gusta, no vamos a tener otra chance [oportunidad]. No hay segunda vida, entonces lo que podamos hacer ahora, hagámoslo con todas las ganas”, recalcó el residente de Upland.

Otro graduado del grupo 208 fue Lugardo Chávez, de 22 años de edad, quien al final de su discurso —que representó a la clase— agradeció públicamente, y en español, a sus padres por su apoyo.

“Papá y mamá… gracias por venir a Estados Unidos y darme la oportunidad de vivir mi sueño [que fue posible] luego de que ustedes primero tuvieron que cruzar la frontera. Sin ustedes yo no estaría aquí”, dijo el joven frente a una audiencia de cientos de personas y causando una ovación.

Chávez de raíces mexicanas, dijo que su motivación de ser policía fue su padre quien fue un agente de la ley en México.

“Y de niño siempre me contaba sus historias, lo que hizo como policía y cómo ayudaba a la gente… Desde niño siempre me ha gustado ayudar a la gente”, dijo Chávez quien representará al Departamento de Policía en el campus de la Universidad del Estado de California, Northridge, en el Valle de San Fernando.

Lugardo Chávez representó a su clase y dio gracias a sus padres en español. (Jacqueline García)

Agentes representando dignamente a los latinos

Del total de graduados se estima que cerca de un 50% o más eran de descendencia latina.

En un momento donde el tema de inmigración y las fuerzas de la ley no se están llevando de la mano, Chávez dijo que es importante que los agentes de policía ayuden a la comunidad sin importar su estatus migratorio.

“Es importante trabajar con la gente y no enfocarnos si tienen papeles o no. Esto se trata de ley y justicia”, expresó.

En cuanto a su seguridad, en esta carrera, dijo que siempre existe temor pero que se puede vencer.

“Hay un riesgo cada que sales de tu casa, eso es obvio… Como policía, ahorita sí es más peligroso pero la recomendación es siempre andar con cuidado y siempre mirando mi espalda”, dijo Chávez.

Por su parte, Luis Jr., indicó que como hijo de inmigrantes, reconoce que no todas las personas que llegan a este país son malas.

“Hay algunos que son trabajadores, no todos son criminales”, señaló el joven aseverando que no teme convertirse en un agente de policía.

Este año, el grupo 208 de la Academia de policía del Colegio Rio Hondo graduó a 47 cadetes en la celebración que se llevó a cabo en la Mision Playhouse de San Gabriel.

La cifra de esta clase es considerada la más alta desde 2014 y también tuvo el mayor número de mujeres, que fueron 10.

En esta ceremonia de los 47 cadetes graduados este jueves en San Gabriel, 10 fueron mujeres. (Jacqueline García)

El orador principal fue Anthony Miranda, jefe de policía de la ciudad de Vernon, quien dijo a los cadetes que a través de los años él ha aprendido a amar más su trabajo aún cuando le toca ver lo bueno, lo malo y lo feo.

“Esta es la carrera más honorable del mundo”, dijo. “[Los agentes de policía] ayudan a aquellos que no se pueden defender por sí solos”.

El programa de la Academia capacita a los reclutas de pre-servicio que se patrocinan a sí mismos mediante la academia o son empleados y patrocinados por una agencia de cumplimiento de la ley.

La academia está diseñada para satisfacer todos los requisitos de POST, del Estado de California, de la Academia Básica de Cumplimiento de la Ley para estudiantes que desean ser contratados por una agencia de aplicación de la ley, para agentes de la paz o cadetes recién contratados.

Para saber más acerca de la academia visite: https://www.riohondo.edu/public-safety/police-academy/