El tomate rojo, el mejor medicamento natural para la salud cardiovascular

El consumo de tomate ayuda en enfermedades hepáticas, obesidad y es un buen aliado en la prevención de la diabetes
El tomate rojo, el mejor medicamento natural para la salud cardiovascular
Los tomates contienen un alto aporte de fibra alimentaria, que ayuda en el proceso de digestión y combate el estreñimiento.
Foto: Shutterstock

El tomate rojo pertenece a la familia de las hortalizas y sus propiedades son un medicamento natural, es antiséptico, alcalinízate, depurativo, diurético, digestivo, laxante y desinflamatorio. Estos populares y jugosos vegetales poseen un alto contenido en beneficios nutricionales, la combinación de sus componentes lo hace un gran aliado para tratar padecimientos de salud de significativa importancia.

Son ricos en vitamina C que también actúa como antioxidante, por lo que pueden ayudar a reducir el colesterol y fortalece el sistema inmunitario. Esta vitamina es responsable de mantener la salud de los vasos capilares y contribuye en la formación del tejido conjuntivo. También tienen altos niveles de vitamina A, la cual es esencial para el crecimiento de células normales, también ayuda al desarrollo de una piel, cabello y uñas saludables.

Para los padecimientos relacionados a la salud cardiovascular, el tomate es la medicina natural favorita. Su alta concentración en sustancias antioxidantes llamadas licopenos, responsables no solo de su característico color rojo son los que promueven la limpieza de las arterias y protegen la salud cardiovascular. Debido a su alto contenido en potasio el jugo de tomate ayuda a controlar la presión arterial.

Prepara esta sencilla receta de jugo de tomate casero, se constante y notarás enseguida los beneficios que aporta a tu salud. La recomendación para pacientes con trastornos cardiovasculares es tomar 180 ml de este jugo recién hecho diariamente por 30 días.

Jugo de tomate casero

Ingredientes

  • 6 tomates medianos
  • 4 tallos de apio
  • 1 ramita de perejil (utilizarás los tallos y hojitas)
  • 1 limón
  • 1 pizca de pimienta de cayena en polvo
  • Hielo al gusto

Preparación

  1. Lava y desinfecta las verduras.
  2. Corta en cubos grandes los tomates.
  3. Agrega al vaso de extractor de jugos los tomates, el apio y perejil al gusto.
  4. Incorpora la pimienta de cayena, el juego de limón recién exprimido y algunos cubos de hielo y vuelve a procesar brevemente.
  5. Sirve inmediatamente y disfruta.
Jugo de tomate. /Foto: ISTOCK