Jefe de Gabinete de Trump afirma que es “injusto” acusar al presidente de motivar masacre en Texas

Activistas y demócratas señalan mensaje que retórica del republicano ha abonado a las divisiones en el país

La mayoría de los representantes republicanos están en silencio, así como miembros de la Casa Blanca, pero Mick Mulvaney, jefe de Gabinete del presidente Donald Trump, consideró injusto acusar al mandatario de motivar la masacre ocurrida en El Paso, Texas.

Activistas, diversos expertos y hasta aspirantes demócratas a la candidatura presidencial han señalado que el atentado en el Walmart, ocurrido este sábado, es resultado de la retórica del presidente Trump contra inmigrantes, especialmente hacia los hispanos, además de enaltecer a grupos de supremacistas blancos.

En entrevista en ABC News, el periodista Jon Karl cuestionó a Mulvaney, sobre el si el movimiento supremacista se está convirtiendo en una amenaza creciente en el mundo.

“Este es un problema grave, no hay duda al respecto. Pero están enfermos, gente enferma, y el presidente lo sabe. De nuevo, Jon, no creo que sea es justo tratar de poner esto a los pies del presidente”, dijo Mulvaney. “Hay personas en este país esta mañana que piensan que el presidente Trump estaba feliz por esto. Esa es una situación triste, muy triste para esta nación. Está enojado. Está molesto”.

Criticó que el mandatario sea señalado por sus mensaje contra inmigrantes y por apoyar a sus seguidores, muchos de los cuales son señalados como supremacistas o nacionalistas.

“No creo que sea justo sentarse aquí y decir que no cree que el nacionalismo blanco sea malo para la nación. Estas son personas enfermas. No puedes ser un supremacista blanco y estar bien de la cabeza”, expresó Mulvaney.

Karl recordó que en marzo pasado se cuestionó al mandatario republicano sobre el supremacismo y en aquel entonces minimizó el problema, al considerar que era un “pequeño grupo” de personas que tienen “serios problemas”. “¿Se equivocó al respecto?”, cuestionó el presentador.

“No, no creo que lo esté minimizando, mire lo que dijo. Lea la última oración. No la tengo frente a mí. ‘Este es un pequeño grupo de personas'”, apuntó el funcionario.

En su cuenta de Twitter, el presidente Trump publicó un mensaje condenando los ataques en Texas y en Ohio, pero ha recibido varias respuestas negativas, incluso acusaciones de que sus mensaje hacia inmigrantes y otros grupos minoritarios son parte del problema.

“El tiroteo de hoy en El Paso, Texas, no solamente fue tráfico, fue un acto de cobardía”, dijo el mandatario. “Sé que me uno a todos en este país que condenan el acto de odio de hoy. No hay razones o excusas para justificación para matar a personas inocentes”.

El mandatario envió “rezos” y “pensamientos”, al igual que su esposa, la primera dama Melania Trump.

Éste ha sido el mensaje más fuerte del mandatario para condenar un acto de este tipo y donde habla de “odio”, pero las reacciones de personalidades lo apuntan como uno de los causantes de este escenario de división en Estados Unidos.

A pesar de su dura condena, el mandatario no ha hablado sobre una mayor regulación de armas, como activistas han presionado para evitar este tipo de ataques, que ya suman 250 este año.