Exquisita receta de pozole rojo en seis sencillos pasos

El pozole es una receta elaborada con ingredientes 100% mexicanos, es reconfortante y forma parte de valiosas celebraciones en México

El pozole tiene un buen aporte nutricional, es un platillo generoso, completo y cargado de nutrientes.
El pozole tiene un buen aporte nutricional, es un platillo generoso, completo y cargado de nutrientes.
Foto: Reforma

El pozole es una de las preparaciones más tradicionales en México, es un platillo clásico que se sirve en fiestas patrias, noches frías de invierno y todo tipo de celebraciones familiares. Se trata de un platillo prehispánico, su nombre en náhuatl quiere decir “espuma” por el efecto que se produce al cocer los granos de maíz. Su consumo es una popular tradición en todo el territorio mexicano y según la región existen diversas preparaciones y variaciones en este suculento platillo.

El pozole original se prepara con granos de maíz cacahuazintle, como ingrediente secundario lleva carne de cerdo y el toque final un delicioso caldillo rojo a base de chiles guajillos y tomate.

Es uno de los platillos más balanceados de la gastronomía mexicana, ya que aporta diferentes elementos nutricionales:

  • Granos de maíz: Aportan hidratos de carbono, hierro, potasio, magnesio y fibra.
  • Carne de puerco: Aporta proteínas, sodio, potasio, magnesio, zinc y vitamina A.
  • Chile guajillo: Aporta vitamina C y A, hierro y calcio.
  • Lechuga: Vitamina A, B, C y E, agua, antioxidantes, calcio, fósforo, hierro.
  • Rábano: Fibra, aminoácidos, vitaminas B y C, yodo, magnesio y azufre.
  • Orégano: Antioxidantes, antibiótico, vitamina K, y fibra.
  • Limones: Vitamina C, bajo contenido de calorías, ácido cítrico y potasio.
  • Receta de pozole rojo al estilo Jalisco

    Ingredientes (6-8 porciones)

    Para la sopa:

    Preparación

    1. En una olla grande y honda agrega el agua, con la cebolla, el ajo, las costillas y carne de cerdo. Una vez que suelte su primer hervor baja la flama y deja que la carne se cocine por 2 horas o hasta que la carne se despegue del hueso. *Constantemente remueve la espuma blanca se libera de esta cocción.
    2. Una vez que este lista la carne, sepárala del caldo y retira del mismo los residuos como dientes de ajo, cebolla o restos de carne.
    3. En una olla mediana con agua hirviendo agrega los tomates, deja que ablanden por 5 minutos. A la vez agrega agua caliente en un bowl para remojar los chiles por 20-30 minutos (ancho y guajillo). En el vaso de la licuadora agrega los tomates y chiles blandos, los dientes de ajo, la cebolla, el orégano y sazona al gusto con sal y pimienta. Licúa perfectamente la salsa, hasta que adquiera una consistencia suave y tersa.
    4. En un sartén mediano a fuego medio agrega el aceite y vierte la salsa recién licuada, remueve constantemente y deja cocinar por 20 minutos.
    5. Vierte la salsa colada,  al caldo de la carne y lleva esta mezcla a ebullición. Posteriormente agrega la carne de puerco (contemplando la de las costillas picada) y el maíz, cocina a fuego medio por 15 minutos más.
    6. Sirve muy caliente en platos hondos, con las guarniciones a un lado para que cada quien lo condimente a su gusto. ¡Es un manjar!