El chef Leo López cuenta cómo sobrevivió al cáncer que lo tenía con cinco quimioterapias a la semana

El actor participó en un evento de recaudación de fondos para la Asociación Americana contra el Cáncer

El profesional del arte culinario nació en Lincoln Heights y ha trabajado en varios de los restaurantes de más renombre en la industria. (Jorge Macías)
El profesional del arte culinario nació en Lincoln Heights y ha trabajado en varios de los restaurantes de más renombre en la industria. (Jorge Macías)
Foto: Impremedia

Eran las 12:35 del mediodía cuando el chef Leo López y su madre Eva salían de una clínica de Kaiser Permanente en Hollywood.

La fecha y la hora sigue fresca en la memoria de López, de 38 años de edad. Era la última cita donde le dieron la noticia de que, en su cuerpo no había ningún rastro de cáncer.

“Hicimos una fiesta para celebrar porque era mi última sesión de quimioterapia”, recuerda el chef, quien cocinó bocadillos para 500 personas en la edición 34 anual del Espíritu de California y reunión benéfica de alimentos y vinos gourmet de la Asociación Americana contra el Cáncer.

A los 25 años y en pleno inicio de su carrera culinaria, López -nacido en el área de Lincoln Heights- fue diagnosticado de un cáncer testicular.

El agrandamiento de un testículo y una sensación de pesadez y dolor en el escroto eran los síntomas.

El chef López se graduó del programa de artes culinarias en el Instituto de Arte de California-Los Ángeles. (Jorge Macías)

Pero su problema empeoró porque inicialmente no tenía seguro, además que un plan médico no le autorizó el tratamiento que requería debido a su condición preexistente.

“Me di cuenta de que algo estaba creciendo en uno de los testículos y eso se me hizo raro”, recuerda. “Primero me dijeron que era un quiste, pero creció y al mes me vio un especialista”.

El diagnóstico fue cáncer. Ya se había regado a otras partes del cuerpo y como su organismo no reaccionó a la radiación, Leo fue sometido a cinco sesiones por semana de quimioterapia durante cuatro meses.

Para su fortuna, su nuevo trabajo para la compañía de mariscos King’s Seafood le proveyó cobertura médica al 100%.

Después del primer tratamiento de quimioterapia perdió el pelo. El procedimiento era demasiado agresivo para su organismo.

“Una novia que tuve se hizo cargo de llevarme todos los días a la clínica; a veces mi mamá y familiares”, dijo Leo. “Pero, honestamente, mi primer pensamiento era que iba a morir”.

Sin embargo, la fe de sus padres, oriundos de Zacatecas, así como los pensamientos positivos de sus cuatro hermanos y dos hermanas le dieron ánimo de luchar por su vida.

“La esperanza era muy grande para todos”, dijo este hombre latino que se ha unido a la Asociación Americana del Cáncer para dar a conocer a su comunidad que nadie debe darse por vencido ante la adversidad, porque hay recursos médicos para luchar, aun sin contar con seguro médico.

“Al principio, yo me sentía perdido; mi familia no era de muchos recursos económicos ni podía pagar por los tratamientos, pero en la Asociación Americana del Cáncer encontré el apoyo que necesitaba”, recuerda Leo. “Ellos proveen ayuda a la gente cuando no hay nadie que los lleve a los tratamientos, y hasta ayudan con hospedaje a quien no puede pagar”.

El chef López se graduó del programa de artes culinarias en el Instituto de Arte de California-Los Ángeles.

Ha trabajado al lado de grandes expertos de la cocina como Rodelio Aglibot, Susan Feniger, Mary Sue Miliken, en restaurantes de categoría como Yi Cuisine, Gordon Biersch, Border Grill, Napa Valley Grille, California Café, Palomino, Palisades Restaurant y con Susan Disney Lord en The Bel-Air Restaurant, donde actualmente se emplea.

Cuando el chef López no está en la cocina, puede encontrársele caminando por el mercado de agricultores de Santa Mónica con su hija Cayden de 7 años, buscando ingredientes únicos e inspiración para su variado menú, en el que destacan los chiles rellenos mexicanos, cuya receta original se la dio su madre Eva, a quien recordará por siempre cuando lo acompañó durante sus tiempos de dolor y sufrimiento a causa del cáncer que superó hace doce años.

SAC premió al actor y filántropo Patrick Dempsey

Entre los mejores chefs de la cocina nacional e internacional en Los Ángeles y entre excelentes vinos y bebidas la Sociedad Americana contra el Cáncer (ASC) concedió el “Premio al Impacto” al actor, productor y filántropo Patrick Dempsey durante la 34 edición del California Spirit Food &Wine en Sony Pictures de Culver City.

Dempsey, quien también es piloto de carreras es conocido por interpretar el papel del neurocirujano Derek Shepherd en la serie Grey’s Anatomy, por el que fue nominado al Emmy.

Sherry Lansing, fundadora del evento anual Espíritu de California entregó el “Premio Impacto” al actor, productor y filántropo Patrick Dempsey. (Jorge Macías)

“El sueño y nuestra meta es hacer la vida mejor para todos en el país”, dijo Dempsey, al recibir el premio de manos de Sherry Lansing, presidenta honoraria de la ASC. “Todos estamos llamados a responder con respeto, compasión y empatía alrededor de la enfermedad”.

Dempsey fundó The Dempsey Center en Lewiston, Maine en 2008 con la intención de retribuir a la comunidad donde creció y donde su madre Amanda recibió tratamiento por primera vez para el cáncer de ovario en 1997.

“La respuesta de las personas ha sido maravillosa”, dijo el actor. “Mi deseo es que pase pronto el tiempo y se encuentre la cura para todo tipo de cáncer; hay progreso, pero falta mucho por hacer”.

Desde 1946, la Sociedad Americana contra el Cáncer, una entidad sin fines de lucro y con 1.5 millones de voluntarios ha invertido 4,800 millones en investigaciones contra cualquier tipo de cáncer, expresó la famosa chef Antonia Lofaso.

Lofaso, chef ejecutiva y propietaria de Black Market Liquor Bar (Studio City), Scopa Italian Roots (Venice) y su nuevo concepto. DAMA (en el centro de Los Ángeles), tiene un vínculo personal con el cáncer ya que su padre, Fred Lofaso, ha sobrevivido dos veces al cáncer.