¿Cuál es el impacto psicológico que produce un infarto?

Sufrir un ataque al corazón puede crear un choque emocional

¿Cuál es el impacto psicológico que produce un infarto?
Foto: internet

Un infarto al corazón se produce cuando una de sus arterias, la aorta o la pulmonar, se obstruye y deja de circular la sangre en esta área del órgano. Si esto sucede, la zona afectada por esta obstrucción se muere y se produce el ataque cardíaco.

La mayoría de los infartos son provocados por situaciones sociales, laborales o familiares que afectan a la persona. Además que el constante estrés o la ansiedad aumentan la secreción de corticoides: sustancia encargada de acelerar el ritmo cardíaco, aumentar la presión arterial, la coagulación de la sangre y los niveles de colesterol en ella.

¿La situación post-infarto produce efectos psicológicos?

Efectivamente. Muchos de los pacientes en recuperación de un ataque al corazón, han mostrado efectos adversos, como: crisis de ansiedad, donde el afectado demuestra miedo a pensar en que puede sufrir otro ataque que incluso lo lleve a la muerte.

También presentan cuadros depresivos, demostrando una actitud triste y pesimista ante la completa recuperación.

Esto también está asociado al miedo de sufrir una recaída, y pues, es de esperarse luego de sentir esa incomodidad en el pecho a través de palpitaciones fuertes, sumado a una excesiva debilidad.

Otra de las asociaciones a efectos psicológicos es que el paciente se muestre negado a cumplir los lineamientos asignados por el médico tratante, haciendo más arduo el trabajo de familiares y quienes velan por su recuperación.

terapia
Foto: Shutterstock

Por eso es necesario que cuando el paciente acuda al psicólogo o al psiquiatra, los que han pasado esta etapa con él, también asistan a las sesiones.

Esto con el fin de avanzar juntos en el proceso de recuperación, ya que, al igual que el paciente, ellos también sufren un cambio en su rutina diaria, por el tiempo que dedican a ayudarle.

La función del psiquiatra o del psicólogo es ayudar al afectado en la liberación del miedo o fobia hacia una recaída, o a morir. También ayudarlos a entender su estado de vulnerabilidad y que, pasado un tiempo, podrá recuperarse.

Luego de sufrir un infarto: cuida tu alimentación, evita el cigarillo, haz ejercicios con precaución y descansa lo suficiente diariamente. Evita el estrés y las preocupaciones en exceso.