Tarjeta Roja: El deporte mundial se ha convertido en un show al estilo WWE

Las fiestas, pleitos y escándalos acaparan las portadas y el tráfico en la red
Tarjeta Roja: El deporte mundial se ha convertido en un show al estilo WWE
La figura fue Luis Fernando Muriel que consiguió un doblete para un marcador de 2-2
Foto: Getty Images

La WWE es uno de los mejores espectáculos deportivos del mundo, es una de las empresas de entretenimiento más poderosas, llenan las arenas más grandes del país y generan ídolos a manos llenas, es decir… tienen la fórmula.

La fórmula es el escándalo, envolver al público en una dinámica teatral que acaba siendo catártica en las arenas o frente al televisor… los buenos se vuelven malos, los malos se traicionan entre sí, etcétera etcétera…

Ahora parece que ligas, medios y jugadores de otros deportes han tomado como ejemplo a la WWE para conseguir relevancia y quitársela a la que debería ser la parte más importante: la deportiva… ¿no me creen? Miren en lo que hemos estado metidos durante todo el verano:

El fichaje fantasma de Neymar
Una historia hueca y cero factible que compramos todo el verano dándole vueltas una y otra vez a lo mismo, el circo mediático en el que participó todo mundo terminó en decepción para todos, menos para los medios.

Antonio Brown secuestró a la NFL
Lo que empezó como un capricho, una ridiculez, terminó siendo una telenovela de proporciones astronómicas: los Raiders cortaron a Brown quien acabó firmando con el equipo más odiado de la NFL, que ‘curiosamente’ lo contrató de inmediato. Tom Brady invitándolo a vivir en su casa, fue solo la cereza en el pastel.

La NFL que busca promover valores altísimos, tendrá que ver como se resuelve su acusación de abuso sexual para actuar de inmediato y no seguir mandando mensajes de doble moral.

Los protagonistas en TV
Los comentaristas deportivos han decidido que ahora quieren ser el centro de atracción en los espectáculos que solo deberían limitarse a comentar, pero no. Cada vez es más frecuente ver desfiguros en la tele que solo incomodan al espectador, pero eso sí… mantienen el racing alto con base en el morbo.

Las fiestas de los futbolistas
En algún momento nos perdimos y nos empezó a importar más a dónde salen los jugadores de fiesta que lo que hacen en la cancha; es verdad, nos da rabia que no estén a la altura de las circunstancias, pero su vida privada debería de ser eso y no lo que ocupa las primeras planas o la mitad de los programas de ‘análisis’.

El exceso de contenido en redes sociales nos ha convertido en público con una alta expectativa en cuanto a cantidad de este, queremos ver y estar informados todo el tiempo, en tiempo real, lo que quita foco en lo más importante, que siempre debería estar en la cancha.

Lee todas las columnas de Tarjeta Roja aquí