Los Baby Boomers les están dando ayuda financiera a sus hijos adultos

Los Baby Boomers les están dando ayuda financiera a sus hijos adultos

Para muchos padres, está en su naturaleza querer hacer sacrificios financieros para mantener bien a sus hijos, incluso después de que se hayan convertido en adultos. Más de 7 de cada 10 padres dicen que ponen los intereses de sus hijos delante de los suyos, según un estudio de 2018 de Merrill Lynch Age Wave. Estos padres están gastando el doble en hijos adultos (entre las edades de 18 y 34 años) que lo que están contribuyendo a sus propias cuentas de jubilación, sumando $500 mil millones y $250 mil millones, respectivamente.

No hay duda de que puede ser necesario un cierto apoyo financiero para los hijos adultos, dada la pesada carga de préstamos estudiantiles de hoy y la falta de vivienda asequible en muchas áreas. Pero a menudo este financiamiento se basa en expectativas poco realistas, dice Manisha Thakor, vicepresidente de bienestar financiero de Brighton Jones, una firma de gestión de patrimonio en Seattle. “El nivel de vida que muchos jóvenes piensan que deberían tener, y que los padres piensan que sus hijos deberían tener, está mucho más allá de los ingresos que los hijos que salen de la escuela pueden pagar”, dice Thakor.

Hay otra razón por la que demasiada generosidad no es una buena estrategia a largo plazo. Para los baby boomers, que tienen poco tiempo para acumular sus ahorros, este tipo de obsequios puede tener serias repercusiones para sus propios años no laborales, lo que hace que se queden sin dinero. La carga de su apoyo puede recaer en sus hijos, quienes pueden terminar teniendo que brindar ayuda financiera y atención a largo plazo, dice Mari Adam, planificadora financiera certificada en Boca Raton, Florida.

Para evitar esta situación, los padres deben establecer reglas básicas para dar, aconseja Adam.

Siéntate con tus hijos y elabora un cronograma para su independencia financiera. Si tu hijo mayor de 21 años vive en casa, pídele que contribuya con el alquiler o la compra de alimentos. Si todavía no tiene ingresos, pídele ayuda en forma de tareas domésticas y otras responsabilidades, por ejemplo, llevar a la abuela al médico. De lo contrario, limita tu apoyo a obsequios que brinden valor a largo plazo. Aquí hay otras 3 formas de ayudar:

Financia la cobertura de salud

Si tu hijo adulto no tiene seguro médico de un empleador y no puede permitirse comprar un plan de mercado por su cuenta, considera ayudarlo a pagar una póliza. Si tiene 26 años o menos, es posible que puedas mantenerlo en el plan de tu empleador. “El costo de las facturas médicas y las deudas no aseguradas podría tener consecuencias financieras duraderas”, dice Thakor.

Contribuye a la cuenta Roth IRA de tu hijo

Si está ganando un ingreso pero no tiene un plan de jubilación patrocinado por su empleador, considera ayudar a financiar una Roth IRA, dice Karen Van Voorhis, una planificadora financiera certificada en Norwell, Massachusetts. Con un Roth, las contribuciones se realizan después de impuestos, y el crecimiento de las ganancias y los retiros después de los 59 años y medio están libres de impuestos. Una persona soltera que gane menos de $122,000 puede ahorrar hasta $6,000 en una cuenta Roth IRA en 2019.

Enseña habilidades para administrar el dinero

Ayudar a tu hijo adulto a aprender a administrar sus propias finanzas tendrá el mayor impacto a largo plazo. Pero puede ser más receptivo si la lección proviene de otra persona, dice Thakor. Pídele a un amigo con experiencia en manejar dinero que se sienta con él a tomar un café. U ofrece pagar por una sesión con un asesor financiero.

Nota del editor: este artículo también formó parte de la edición de octubre de 2019 de la revista Consumer Reports.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.