Gobierno atiende a cuatro claves para conservar el maíz de México

El gobierno desarrolla un programa para proteger las variedades de maíz autóctonas
Gobierno atiende a cuatro claves para conservar el maíz de México
México sólo importa el maíz amarillo para alimentar ganado/
Foto: PATRIK STOLLARZ / Getty

MÉXICO – El gobierno mexicano arrancó en las ultimas horas algunos programas de atención al maíz mexicano para potencializar la producción  y protección de las 59 variedades que colocan al país como una pieza imprescindible para el futuro alimentario.

Científicos y activistas coinciden en que hay cuatro claves de la importancia de conservar el liderazgo del país como uno de los ocho productores mundiales, para Angel García, un campesino en Guerrero, es un mero asunto de supervivencia. “Muchas veces es lo único que tengo para vender o comer”.

1. La amenaza de los transgénicos

Organizaciones de campesinos apoyados por científicos locales han peleado por años en contra  del  cultivo de maíz manipulado genéticamente en México. Esto es, cuando a la planta se le insertan genes procedentes de otros organismos para otorgarle características que no posee de manera natural.

Las empresas promotoras dicen que es resistente a plagas y tolerante a herbicidas; aquí se contrargumenta: “El problema es que una vez que se utilizan, el campesino queda dependiente de las semillas de las empresas, además de que por contaminación se perderían muchas variedades”, resume Ilena Álvarez, inverstigadora del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

2. Cifras complicadas

La producción anual de maíz en México ronda las 28 millones de toneladas, pero, mientras que es totalmente autosuficiente en el grano para consumo humano (blanco) y hasta lo exporta a 17 países, aún depende de las importaciones de maíz amarillo (que usa principalmente para el ganado).

Según cifras del Primer Informe de Gobierno de la actual administración, la importación de maíz ha aumentado en 137%, al pasar de 7,3 millones de toneladas en 2009 a 17,2 millones de toneladas en 2018.

3. Las 59 variedades para conservar

De acuerdo con la documentación en manos de las autoridades mexicanas, el país es centro de origen de 59 variedades de maíz (negro, rojo, pinto…) conservadas por “milenios” por 80 etnias y pueblos mestizos de 16 estados, donde el gobierno de Andrés Manuel López Obrador invertirá alrededor de $16 millones de dólares anuales para empujar su producción a través del Programa de Maíz Nativo.

Otro programa arrancará el próximo 1 de octubre con precio de compra garantizado para 1.7 millones de campesinos pobres ––principalmente de Guerrero, Oaxaca y Puebla.

4. La biopiratería

Productores de maíz en Oaxaca han solicitado al gobierno poner atención para evitar que universidades y corporaciones de Estados Unidos como California-Davis y Wisconsin-Madison “pirateen” las variedades e maíz como ocurrió con un tipo de las comunidades Mixes de Oaxaca.

“A través de esas instituciones, la corporación Mars Inc. (dueña de marcas como Snickers y M&M) quiere acaparar la cadena: producir, transportar, almacenar y transformar materias primas”, advirtió Aldo González, integrante del Espacio Estatal en Defensa del Maíz Nativo de Oaxaca.