Defensores proinmigrantes reaccionan a negativa del gobierno de dar acceso al país a personas sin seguro médico

“El presidente ha actuado una vez más de una manera extraordinaria para evitar al Congreso”, dice exconsejero de USCIS
Defensores proinmigrantes reaccionan a negativa del gobierno de dar acceso al país a personas sin seguro médico
Una solicitante acude a un especialista en seguros médicos en la ciudad de Pasadena.
Foto: David McNew / Getty Images

La noche del viernes 4 de octubre, el presidente Donald Trump emitió una proclamación presidencial que prohíbe a ciertas personas ingresar a Estados Unidos con una “green card” a menos que obtengan un seguro médico dentro de los 30 días de su llegada o que demuestren tener los recursos financieros para adquirir uno. 

Esta norma aplicaría para miembros de familia de ciudadanos estadounidenses, residentes permanentes y empleados de compañías. En resumen, un ciudadano estadounidense que se case con un ciudadano extranjero no podrá vivir con él o ella sin obtener el seguro médico. 

Esta nueva regulación anunciada por el Gobierno Federal ha generado críticas entre distintas organizaciones proinmigrantes, ya que lo consideran como un intento más por tratar de limitar la inmigración. 

“Esta acción es preocupante no solo porque es un límite a la inmigración basado en el seguro de salud en un momento en que el acceso a un seguro médico asequible está disminuyendo y el número de estadounidenses sin seguro está creciendo en millones debido a las acciones tomadas por el presidente y los republicanos en el Congreso”, dijo el director de DHS Watch y exconsejero de USCIS,  Ur Jaddou.

Para Jaddou, este hecho es “profundamente problemático” debido a que el presidente Trump estaría usando su poder de una forma sin precedentes con la intención de eludir las decisiones que el Congreso debería tomar. 

“En otras palabras, el presidente ha actuado una vez más de una manera extraordinaria para evitar al Congreso. ¿Que sigue? ¿Utilizará esta autoridad estatutaria extraordinaria en formas más sin precedentes para invadir aún más el poder del Congreso y esencialmente reescribir la Ley de Inmigración y Nacionalidad imponiendo aún más requisitos a los inmigrantes que, normalmente, solo el Congreso podría hacer?”, cuestionó Jaddou. 

Por otra parte, el abogado David Leopold aseveró que la Sección 212 (f) del código de inmigración no es un vacío legal que permita al presidente reescribir la ley a su conveniencia. También indicó que esa función corresponde al Congreso. 

“Históricamente, los presidentes, incluido Trump, han justificado el uso de 212 (f) cuando concluyeron que la presencia de ciertos no ciudadanos en Estados Unidos plantea problemas de seguridad nacional. El uso que hace Trump de 212 (f) para prohibir a los inmigrantes sin seguro médico es un uso sin precedentes y peligroso de la ley para lograr uno de sus objetivos de política nativista: restringir severamente la inmigración legal, especialmente para familias trabajadoras que buscan reunirse con sus padres o niños”, acotó Leopold.