Kevin McAleenan renuncia como secretario de seguridad nacional interino

McAleenan es el cuarto funcionario de la Administración en ocupar ese puesto
Kevin McAleenan renuncia como secretario de seguridad nacional interino
Trump aumenta la presión sobre los resultados de su gobierno
Foto: Win McNamee / Getty Images

Kevin McAleenan, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), desde abril y la cuarta persona en ocupar ese cargo desde que comenzó la presidencia de Trump, presentó su renuncia a la Casa Blanca el viernes, anunció el presidente Donald Trump.

“Kevin McAleenan ha hecho un trabajo excepcional como secretario interino de Seguridad Nacional. Hemos trabajado bien juntos rebajando los cruces fronterizos. Ahora, después de muchos años en el Gobierno, Kevin quiere pasar más tiempo con su familia e ir al sector privado”, anunció Trump en Twitter.

“¡Felicitaciones por el trabajo bien hecho, Kevin! Anunciaré al nuevo secretario interino la próxima semana. ¡Muchos candidatos maravillosos!”, añadió el mandatario.

McAleenan, que antes de asumir este cargo había ejercido como jefe de la Patrulla Fronteriza, ha sido el cuarto jefe de Seguridad Nacional de Trump en menos de tres años en la Casa Blanca.

El hasta ahora secretario en funciones relevó en el cargo hace exactamente seis meses a Kirstjen Nielsen, a quien Trump despidió descontento con los escasos resultados que su estrategia en la frontera estaba teniendo para frenar la inmigración.

Antes que ella, ejercieron como secretarios de Seguridad Nacional el general retirado John F. Kelly y la funcionaria Elaine Duke.

McAleenan llegó a la jefatura del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en el punto álgido del flujo de inmigrantes centroamericanos solicitantes de asilo.

Aunque mayo fue el mes de mayor flujo migratorio desde 2006, con la detención de más de 132,000 personas que cruzaron sin permiso la frontera, la cifra se ha ido reduciendo mes a mes.

Bajo su dirección, Estados Unidos ha firmado acuerdos migratorios con México, Guatemala, El Salvador y Honduras que, en la práctica, han limitado el derecho al asilo para los centroamericanos, la que ha sido una de las obsesiones de Trump desde su llegada a la Casa Blanca.

En un comunicado, McAleenan dijo que el DHS ha logrado “en los últimos seis meses un tremendo progreso mitigando la crisis fronteriza y humanitaria del último año”.

“Reduciendo los cruces ilegales, asociándonos con gobiernos de la región para combatir a los traficantes de personas y abordar las causas de la migración, y desplegando recursos adicionales de seguridad fronteriza”, detalló.

Con información de EFE