Tenían que vigilar a Epstein el día de su presunto suicidio. Ahora están en el punto de mira

El multimillonario amigo de Trump y de los Clinton estaba acusado de abuso sexual de menores. Murió en la cárcel
Tenían que vigilar a Epstein el día de su presunto suicidio. Ahora están en el punto de mira
Epstein murió en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York.

Los dos guardias que estaban encargados de vigilar la celda de la prisión de Nueva York donde estaba recluido Jeffrey Epstein cuando se suicidó antes de ser juzgado por abuso sexual de menores han sido imputados este martes por falsificar datos para encubrir por qué no cumplieron con su trabajo.

Michael Thomas y Tova Noel, que estaban de guardia la noche antes de que Epstein fuera encontrado ahorcado en su celda el 10 de agosto, han sido imputados por un gran jurado por seis cargos vinculados a falsificar los registros del Centro de Corrección Metropolitano, han informado en un comunicado conjunto la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, el Departamento de Justicia de EEUU y el FBI.

Según la acusación, Thomas y Noel, que se entregaron a las autoridades esta mañana y están detenidos, se sentaron en su escritorio, navegaron por Internet y se movieron por un área común del correccional, pero no realizaron ninguna roda de vigilancia esa noche.

La acusación dice que desde aproximadamente las 10:30 de la noche del 9 de agosto hasta aproximadamente las 6:30 de la mañana siguiente, cuando Epstein fue encontrado muerto, los acusados “incumplieron repetidamente sus revisiones” de los presos que tenían bajo guardia en la unidad especial en la que se alojaba a Epstein.

Epstein estaba en la celda más cercana al área común, lo que significaba que los guardias estaban aproximadamente a 15 pies de distancia del millonario, agrega la acusación.

“Para ocultar que no habían cumplido con sus deberes, Noel y Thomas repetidamente firmaron certificados falsos que atestiguaban que habían realizado múltiples revisiones de presos” cuando realmente no lo habían hecho, y como consecuencia la prisión “creyó” que los reclusos estaban siendo vigilados con regularidad, precisa el comunicado.

Los guardias no descubrieron que Epstein no respondía dentro de su celda hasta las 6:30 a.m., cuando entraron en la unidad para entregar el desayuno. Tres minutos después se activó una alarma y llegó un supervisor casi de inmediato.

Según la misma acusación, Noel le dijo que “Epstein se ahorcó” y que ni él ni su compañero llegaron a completar las rondas de las tres o las cinco de la mañana.

“Nos equivocamos”, admitió Thomas, aunque posteriormente matizó: “Me equivoqué, ella no tiene la culpa, no hicimos ninguna ronda”.

Los dos están acusados ​​de firmar documentos internos falsamente diciendo que hicieron los controles y los recuentos a las 12 a.m., 3 a.m., 5 a.m., y que rondas a intervalos de 30 minutos.

El fiscal Geoffrey Berman dijo que los dos guardias “tenían el deber de garantizar la seguridad de los reclusos federales a su cargo en el Centro Correccional Metropolitano. En cambio, reiteradamente no realizaron los controles obligatorios a los reclusos y mintieron en formularios oficiales para ocultar su abandono”.

Según la imputación, Noel, de 31 años de edad, que llevaba empleado en esa prisión desde 2016, y Thomas, de 41 años, desde 2007, tenían asignados turnos en la unidad especial y se da a entender que conocían el procedimiento: realizar “revisiones institucionales” generales de las unidades y, además, en el caso de la unidad especial donde estaba Epstein, rondas cada 30 minutos para “asegurar que cada preso está vivo” en su celda.

Entre la tarde del 9 de agosto y la mañana del día siguiente debían haber completado cinco de esas revisiones.

Los acusados eran los únicos empleados en el turno de noche de la unidad ese día y, “aparte de otros dos funcionarios que visitaron brevemente el área común, confirmado por los vídeos de vigilancia, nadie más entró en la unidad, ni hizo revisiones o rondas durante la noche, ni entró en el área en la que se alojaba Epstein”.

Muerte y teoría de la conspiración

El 6 de julio Epstein ingresó en esa prisión bajo cargos de tráfico sexual, por lo que fue asignado a la unidad especial de vigilancia “debido a factores de riesgo por suicidio y preocupaciones de seguridad”, y tras un “intento de suicidio” el 23 de julio se le impuso vigilancia y observación psicológica.

Fue trasladado de nuevo a la unidad especial una semana después y la prisión “tomó medidas para evitar futuros intentos de suicidio“, pasando por asignarle “la celda más cercana al escritorio del funcionario” y someterlo a las revisiones y rondas de 30 minutos previstas en el protocolo del correccional.

A Noel se le han imputado cinco delitos de falsificación de registros y a Thomas tres, cada uno de ellos penado con un máximo de cinco años de prisión.

Kathleen Hawk Sawyer, directora de la Oficina Federal de Prisiones, dijo en un comunicado que “cualquier denuncia de mala conducta es tomada muy en serio por la agencia y será respondida adecuadamente”.

Un abogado de Thomas, Montell Figgins, dijo que ambos guardias están siendo “chivos expiatorios”, informó The Associated Press.

Epstein fue arrestado el 6 de julio por cargos de tráfico sexual y conspiración. Los fiscales dicen que abusó sexualmente de docenas de niñas menores de edad en sus hogares en Nueva York y Florida a principios de la década de 2000. Epstein también fue acusado de pagar a sus víctimas para reclutar a otros, lo que le permitió construir una vasta red de niñas para explotar.

Un médico forense del estado concluyó que Epstein se suicidó ahorcado el 10 de agosto.

El famoso patólogo Dr. Michael Baden, quien fue contratado por el hermano de Epstein para investigar la muerte, reavivó las especulaciones sobre conspiraciones cuando dijo en el programa Fox & Friends la semana pasada que los resultados de la autopsia fueron más consistentes con el homicidio que con el suicidio.

Pero la médico forense jefe de la ciudad de Nueva York, Barbara Sampson, rápidamente rechazó las afirmaciones de Baden, afirmando que está “firmemente” detrás de su conclusión de que la muerte de Epstein fue un suicidio.

Por Olga Luna


Encuentran 25 cadáveres en finca de México. No son los primeros que aparecen en ese lugar

Médico de Trump rompe el silencio ante comentarios que especulan sobre la salud del presidente

Tres tiroteos masivos en cuatro días se cobraron la vida de 10 personas de California