México, ¿a un paso de eliminar a diputados migrantes?

Uno de los argumentos Que no representan a los mexicanos en el exterior porque pocos de ellos participan en las elecciones;
México, ¿a un paso de eliminar a diputados migrantes?
Voto en México
Foto: Archivo/EFE

MÉXICO – Los argumentos en contra de los diputados migrantes en este país son diversos. Que no representan a los mexicanos en el exterior porque pocos de ellos participan en las elecciones; que no están correctamente regulados en la constitución y que su elección se presta para artimañas electorales.

Así que el congreso de la Ciudad de México derogó la semana pasada la figura de Diputado Migrante con base en algunos estos contras, ignoró los alegatos a favor y echó abajo la ilusión del voto chilango que ya se contemplaba para 2021 siguiendo el camino de otros estados como Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Zacatecas, y Chiapas. O países como Alemania, Canadá, España, Reino Unido, Francia Argentina, Chile y Uruguay.

La decisión del legislativo capitalino sorprendió y enfureció a organizaciones binacionales que durante décadas han ido en un sentido contrario: sentirse representados como mexicanos aunque estén en el exterior.

“Sabemos que hay cosas que mejorar en la figura del diputado migrante, pero el congreso de la Ciudad de México, en lugar de convocar a mesas de trabajo para corregir lo que no sirve, mejor la despareció”, argumentó María García de la Organización Binacional Migrante Aztlán. “Estamos muy preocupados porque esta decisión puede servir de mal ejemplo a otros estados donde ya existe o frenar otras que están en proceso (como en Puebla)”.

Desde que se aprobó el voto de los mexicanos en el exterior en 2006 para las elecciones presidenciales, los migrantes buscaban escalar en sus derechos políticos e ir más allá del sufragio hasta la posibilidad de ser votados.

A nivel federal, una iniciativa encabezada por el activista mexicano radicado en Nueva York, Jaime Lucero, promueve el plan el aval del Instituto Nacional Electoral para que los mexicanos que radican en el extranjero puedan tener acceso a 10 curules en la Cámara de Diputados y poder incluso formar una bancada.

“Queremos que nuestras propuestas se decidan más allá de los partidos”, detalló José Corrales, encargado de la ofensiva legal. “Queremos esta representación porque en la Cámara baja se construyen las políticas públicas y se diseñan los presupuestos”.

Los promotores creen que con 10 diputaciones enfocadas en los temas migratorios se podría poner sobre la mesa cuando se dañen los intereses en el exterior como la  reciente eliminación del programa 3×1 para obras de migrantes o la anulación del presupuesto para proyectos productivos de repatriados.

En últimas fechas, por ejemplo, Felipe de Jesús Delgado de la Torre, diputado migrante en Zacatecas reclamó públicamente a la Secretaría de Hacienda el impuesto de 25% a los migrantes que quieren hacer una compra-venta. “Unicamente por residir en el extranjero”, lamentó.

Del otro lado de la moneda, quienes se han opuesto a avalar a legisladores migrantes, critican experiencias negativas por los “malos diseños” legales como en Chiapas, donde una telenovela política terminó con la persecución judicial de Roberto Pardo, del Partido Verde, quien contrató a una empresa para que inventara un padrón en el extranjero con votantes locales.

El escándalo estalló cuando a los habitantes del municipio de Chalchiuitán no les permitieron votar en su localidad porque habían sido inscritos ilegalmente en el padrón de chiapanecos residentes en el extranjero.

La diputada Leonor Gómez Otegui (PT), promotora de la iniciativa que tiró la figura de diputado migrante en la Ciudad de México dijo que la derogación pretende crear una figura que realmente exista en la Carta Magna de la ciudad, pero no dijo para cuándo. “Esperamos que convoquen a mesas de trabajo para el rediseño, pero no estamos seguros para cuando”, dijo la activista García.