Recompensa: $5 millones de dólares por estadounidense que vivió en San Diego

El sujeto dirige a los terroristas más letales de África

Se ofrece jugosa recompensa por Jehad Serwan Mostafa, de 37 años, el terrorista estadounidense más buscado en el mundo.
Se ofrece jugosa recompensa por Jehad Serwan Mostafa, de 37 años, el terrorista estadounidense más buscado en el mundo.
Foto: FBI

Un hombre criado en San Diego, California, se ha convertido en el líder de uno de los grupos terroristas más letales de África y el ciudadano estadounidense de más alto rango dentro de un grupo que utiliza terroristas extranjeros, informaron el lunes autoridades federales.

Jehad Serwan Mostafa, de 37 años, está acusado de brindar apoyo al grupo terrorista al-Shabab de África Oriental, anunciaron fiscales en California.

Las autoridades imputaron a Mostafa en 2009 con delitos similares, pero no fue encarcelado, incluso después de que se ofreciera una recompensa de 5 millones de dólares por su arresto y condena, precisó en un comunicado de prensa la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de California.

Según los cargos anunciados el lunes, Mostafa juega un papel crítico en al-Shabab, que promueve un Estado islámico en el contienente africano, y que ha matado a miles de personas desde su formación en 2006.

Uno de los ataques más letales del grupo tuvo como objetivo el centro comercial Westgate en Kenia donde murieron 60 personas en 2013. A principios de este año, el grupo se atribuyó la matanza de 21 personas en un ataque a un hotel en la capital de Kenia, Nairobi.

Las autoridades dijeron que Mostafa creció en el barrio Serra Mesa de San Diego, donde asistió a la escuela secundaria y la universidad. Abandonó Estados Unidos en 2005 y viajó primero a Yemen y luego a Somalia, país donde se cree que se encuentra en la actualidad, dijeron las autoridades.

El californiano se enfrenta a cargos de ayudar a entrenar soldados, trabajar en operaciones de medios, planear ataques contra el gobierno somalí y las fuerzas de la Unión Africana, y ayudar a dirigir el departamento de explosivos del grupo, revelaron los fiscales.

En septiembre, el grupo se atribuyó la responsabilidad de un ataque que tuvo como objetivo una base militar estadounidense en Somalia en la que ningún soldado estadounidense resultó herido, pero el Ejército dijo que mató a 10 combatientes en un ataque posterior como represalia. -Editado por Olga Luna.