¿Qué partes de nuestro cuerpo son más propensas al frío?

Tener en buen resguardo los sectores más sensibles al frío evitará molestias incómodas
¿Qué partes de nuestro cuerpo son más propensas al frío?
Foto: Shutterstock

La exposición al frío tiene consecuencias en la salud que, aunque no son muy graves, son fuente de molestia e incomodidad. En esta oportunidad ilustraremos cuáles son las secciones del cuerpo con mayor sensibilidad al frío y qué puedes aplicar en cada una para protegerlas mejor.

Contorno de los ojos

Según El Mundo, la piel en la zona circundante de los ojos es especialmente sensible por ser cinco veces más fina que el resto del cuerpo. Los signos de la sensibilidad al frío de esta zona son la sequedad, bolsas y ojeras.

Hay cremas específicas para aliviar la irritación en el contorno de los ojos. Estas cremas brindan humedad adicional y una protección adecuada.

Labios

La zona labial es una sección muy sensible de nuestro cuerpo, el frío intenso y la prolongada exposición al sol, son dos de sus principales enemigos.

La fragilidad de la zona la hace vulnerable a descamarse y a contraer el virus del herpes, que aparece en periodos de bajísimas temperaturas.

Puedes aplicar un bálsamo sobre tus labios para dotarlos de una capa extra de protección.

Nariz, pómulos y barbilla

Pómulos, barbilla y nariz son zonas muy sensibles al frío, lo que se percibe por el conjunto de vasoconstricciones y vasodilataciones en la piel que tienen una muy alta visibilidad en esas zonas.

Estos fenómenos pueden aparecer en cualquier persona, aunque las mujeres, y quienes tienen una piel muy sensible, son los más susceptibles.

Las bajas temperaturas acentúan otros problemas en la piel de esa zona, como sequedad y rojeces.

Es aconsejable utilizar productos con activos calmantes y descongestivos como la avena, glicerina y aloe vera.

Manos

frío invierno
Foto: Pixabay

Por último, las manos son sectores del cuerpo muy sensibles al frío, y las que están más expuestas a él. Es común que las manos se agrieten, y en los casos más extremos hay presencia de escozor. La solución es tan simple como llevar guantes y aplicar cremas.

Como verás, todas estas medidas son sencillas y fáciles de aplicar, por lo que protegerte de las consecuencias del frío intenso no tiene complicación alguna.