Construyen mausoleos en zona de explosión de Tlahuelilpan a pesar de estar prohibido

El próximo 18 de enero se cumple el primer aniversario de la tragedia que dejó 137 muertos por robo de combustible
Construyen mausoleos en zona de explosión de Tlahuelilpan a pesar de estar prohibido
Zona donde se registró la explosión.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – A casi un año de la tragedia en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) que explotó por una toma clandestina, que dejó más de 130 muertos, familiares y amigos de las víctimas han edificado mausoleos sobre el ducto que explotó el año pasado, a pesar de que está prohibido cualquier tipo de trabajo en la zona, por el riesgo que representa para toda la población.

Sin embargo, los pobladores construyeron los mausoleos para conmemorar el primer aniversario de la tragedia que enlutó a la localidad de Tlahuelilpan.

La tragedia se registró la tarde del 18 de enero de 2019, cuando decenas de pobladores acudieron a robar gasolina, de una toma clandestina, ubicada en el ducto Tuxpan-Tula, en la comunidad de Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo (centro del país).

El robo de combustible, se le conoce en México como huachicoleo, y a los ladrones se les llama huachicoleros.

Así que transcurría la tarde y decenas de pobladores se acercaron a la toma clandestina con botes, bidones y grandes tambos para “surtirse de gasolina”, una practica común en los últimos años en varias comunidades de México.

Esa fuga era enorme, que hasta se formó “una fuente” donde brotaba el combustible. Los pobladores no se imaginaron la tragedia que estaría por venir.

De pronto surgió una explosión, que se elevó a varios pies, donde comenzaron a escucharse los gritos de desesperación, mientras otros corrían entre llamas para ponerse a salvo.

Fueron escenas dantescas, donde se veía a personas corriendo con el fuego entre sus ropas, incluso ya en su piel. Se escuchó a una persona gritar “Ayúdenme, me muerto”, mientras el fuego lo envolvía y él corría para recibir ayuda.

 

Gritos de auxilio y desesperación de apoderó de la escena, donde las fuertes llamas arrasaron con lo que se encontraban.

La tragedia enlutó a Tlahuelilpan, ya que dejó en total 137 muertos, la mayoría murió en el lugar de los hechos, otros fallecieron en los hospitales a donde fueron trasladados, debido a las quemaduras de gravedad que presentaban.

Así que los deudos con ayuda de sus vecinos construyeron mausoleos sobre el ducto Tuxpan-Tula, donde una toma clandestina se incendió en enero de 2019.

Desde agosto, el canal para riego de hortalizas fue desviado para rellenar con arena la llamada “zona cero” y edificar los memoriales de hasta dos metros de altura.

Pobladores construyen los altares en memoria de sus familiares que fallecieron tras el incendio y la explosión de la toma clandestina ubicada en la localidad de San Primitivo, en los límites de Tlahuelilpan y Tlaxcoapan.

“Muchos no tienen dinero ahora, pero se van a construir más. Mientras se apartan los lugares con las cruces”, comentó uno de los pobladores.

El ducto de Pemex pasa por debajo de los memoriales, no obstante que la empresa prohíbe cualquier tipo de construcción junto o por encima de sus ductos.

El próximo 17 de enero está programada una misa en la Iglesia principal de Tlahuelilpan, a donde acudirán obispos para llevar un mensaje a los familiares de las víctimas.

Posteriormente se llevarán a cabo varios homenajes y se espera que los mausoleos ya estén terminados.