¿Qué es la cardiopatía isquémica y cómo se produce?

La cardiopatía isquémica del corazón está relacionada con la acumulación de grasas y linfocitos

¿Qué es la cardiopatía isquémica y cómo se produce?
Foto: Shutterstock

Una enfermedad peligrosa para el corazón es la cardiopatía isquémica, una condición que pueden desarrollar las personas con hábitos de vida poco saludables. A continuación, se hablará respecto al desarrollo de la enfermedad y sus causas.

¿Qué es la cardiopatía isquémica?

La Fundación Española del Corazón indica que la cardiopatía isquémica es una enfermedad originada por la arterioesclerosis de las arterias coronarias, que son las encargadas de suministrar la sangre al músculo cardíaco. Esta es una enfermedad asintomática y sensible a tratamiento.

¿Cómo ocurre la cardiopatía isquémica?

La arterioesclerosis es un proceso muy lento donde se forma colágeno y la acumulación de lípidos (grasas) y células inflamatorias (linfocitos). Estos procesos generan el estrechamiento (estenosis) de las arterias coronarias.

La arterioesclerosis se desarrolla desde las primeras décadas de vida, pero no presenta síntomas hasta que la estenosis de la arteria coronaria se agrava tanto, que ocurre un desequilibrio entre el aporte de oxígeno al miocardio y las necesidades de éste.

Una vez sucede el desequilibrio existen posibilidades de que ocurra una isquemia miocárdica (angina de pecho estable) u oclusión súbita por trombosis de la arteria. Esto último genera oxigenación deficiente del miocardio que genera el síndrome coronario agudo.

Causas

La cardiopatía isquémica es una enfermedad que puede prevenirse significativamente con el manejo adecuado de los factores de riesgo incidentes en esta condición del corazón. Algunas de estos factores de riesgo son:

  • Tabaquismo
  • Edad avanzada
  • Hipertensión arterial
  • Obesidad
  • Sedentarismo
  • Antecedentes familiares de cardiopatía isquémica prematura
  • Diabetes

Quienes tienen múltiples factores de riesgo presentan una mayor probabilidad de padecer obstrucciones en la arteria coronaria y, consecuentemente, mayores probabilidades de sufrir anginas o infartos.

La cardiopatía isquémica puede ser bastante perjudicial para la salud cardíaca. La recomendación es visitar continuamente al cardiólogo para realizar chequeos periódicos del corazón.