Familias latinas se preocupan por el futuro de sus hijos en el deporte

Cientos de niños podrían quedarse sin une espacio para practicar béisbol y softball en Torrance.
Familias latinas se preocupan por el futuro de sus hijos en el deporte
El futuro de cientos de niños deportistas podría estar en peligro si pierden su campo de practica. (Suministrada)
Foto: Suministrada

Apenas comienza el 2020 y en la ciudad de Torrance, cientos de niños y sus familias se preocupan por saber cuál será el futuro de los pequeñitos en el deporte.

Raúl Pérez, padre de familia y entrenador del equipo de béisbol North Torrance Little League, dijo que temen que el distrito escolar unificado de Torrance (TUSD) venda la localidad donde los niños han jugado desde 1955. Adicionalmente hay un significante grupo de niñas que también utiliza el campo para jugar softball.

Pérez dijo que hace dos o tres años el TUSD vio que la localidad de Hamilton Adult Education Center no estaba siendo ocupada por el distrito. La escuela sirve a personas adultas con discapacidades y adultos aprendices de inglés.

No obstante, ignoraron que el campo del instituto educativo esta ocupado muy a menudo por los pequeños deportistas.

“Intentaron vender el lugar y dijeron que nos cambiarían a otro lugar” dijo Pérez.

“No vamos a estar bien si [venden] ya que no nos han dado otras opciones”, agregó Raúl, aseverando que Torrance tiene una falta de espacios verdes. “No vemos que esto sea justo para nosotros porque otros lugares como West Torrance tienen su campo de práctica, pero en North Torrance siempre nos dejan en segundo lugar”.

El futuro de cientos de niños deportistas podría estar en peligro si pierden su campo de practica. (Suministrada)

North Torrance es conocido por tener una significante población de minorías, sobre todo latinos.

Renee Pérez, esposa de Raúl, dijo que, de cerrarse el campo, alrededor de 500 niños de edades de 4 a 12 años serían afectados.

Se estima que alrededor del 60% de niños que juegan béisbol son latinos y el 90% de niñas que juegan softball son latinas.

“Aquí esta ocupado todo el tiempo. Si no están practicando los niños, hay juego. En béisbol tenemos 12 equipos”, aseguró el entrenador.

La pareja, quien también tiene un hijo que juega béisbol en la North Torrance Little League, dijo que, aunque han pedido respaldo, desafortunadamente el ayuntamiento de la ciudad de Torrance no se quiere involucrar.

“Si cierran la escuela no se trata solo de cerrar el campo para los niños también estarían cerrando una escuela que ayuda a los adultos”, dijo Renee.

Raúl junto a su hijo Mateo y su esposa Renee Pérez. Mateo juega en la North Torrance Little League. (Suministrada)

La Opinión intentó obtener un comentario de parte del TUSD, pero en un correo la portavoz Tammy Khan indicó que estaban de vacaciones de invierno hasta el 6 de enero.

Sin embargo, en noviembre Don Lee, miembro del TUSD, escribió en la página de Facebook de North Torrance Little League, que la escuela Hamilton ya ha sido declarada un superávit y la exención es para permitir un proceso de solicitud de arrendamiento. Aseguró que por el momento TUSD no planea vender el sitio.

“La Junta no ha tomado decisiones con respecto al futuro del sitio de Hamilton y, francamente, no tenemos planes actuales para hacerlo”, dijo Lee. “Dicho esto, las Juntas futuras podrían decidir cambiar el propósito del sitio para el beneficio de todos los niños de TUSD y, como la Junta ha dicho desde el primer día, si TUSD decide reutilizar este sitio, reubicarán North Torrance Little League y North Torrance Girls Softball en un sitio tan bueno, si no mejor, en North Torrance”.

Lee añadió que arrendar la localidad podría beneficiar a los estudiantes ya que TUSD no recibe tantos fondos monetarios como otros distritos escolares como el LAUSD de Los Ángeles.

“Este arrendamiento podría generar más de $3,000,000 al año sin aumentar los impuestos de nadie, a diferencia de otros distritos escolares locales que han aumentado los impuestos locales para crear ingresos locales”, recalcó Lee.

No obstante, Pérez dijo que él y las familias esperan que no se vuelva a introducir la moción donde pudieran perder el campo de juego.

“Este campo es un pilar para la comunidad. Es todo para muchos niños que disfrutan el deporte”, aseguró Pérez.