¿Qué es la fiebre del heno y cuáles son sus síntomas?

La fiebre del heno responde a factores estacionales y ambientales presentes en el entorno
¿Qué es la fiebre del heno y cuáles son sus síntomas?
Foto: Shutterstock

La fiebre del heno es similar al resfriado común, pero en un grado tan alto, que las personas tienden a confundirlos de vez en cuando. Y esto puede ser peligroso porque los tratamientos de cada una son distintos.

A continuación, se hará énfasis en la fiebre del heno de manera que la puedas identificarla y distinguirla rápidamente del resfriado común.

¿Qué es la fiebre del heno?

Mayo Clinic indica que la fiebre de heno, conocida también como rinitis alérgica, es una enfermedad que tiene síntomas y causas similares a las del resfriado común. Sin embargo, a diferencia del resfriado regular, la fiebre del heno no está generada por un virus.

La fiebre del heno se genera por la interacción con alérgenos en interiores o al aire libre, como polen, ácaros de polvo o pequeñas manchas en la piel.

Causas

El sistema inmunitario identifica sustancias aéreas como nocivas cuando tienes fiebre del heno o rinitis alérgica: el sistema inmunitario genera anticuerpos para combatir dicha sustancia.

La siguiente vez que interactúes con esta sustancia, el sistema inmunitario enviará señales para la liberación de químicos en el torrente sanguíneo, como la histamina. Estos químicos generan los síntomas de la fiebre del heno.

Síntomas

Foto: Pixabay

Regularmente, los síntomas de la fiebre del heno son los siguientes:

  • Goteo y congestión nasales
  • Fatiga
  • Goteo posnasal
  • Estornudos
  • Ojos llorosos
  • Picazón en la garganta, nariz o paladar
  • Hinchazón de la piel

Los síntomas de la fiebre del heno pueden empeorar dependiendo de la época del año. Y existen factores estacionales que debes atender al momento de tratar la enfermedad. Algunos de estos factores son:

  • Polen de los árboles (primavera)
  • Polen de la ambrosía (otoño)
  • Polen del césped (principios de primavera y todo el verano)

Consulta un especialista si percibes que los medicamentos recetados para la fiebre del heno no están surtiendo efecto, o si ellos están causando efectos secundarios graves para tu salud.