¡Reportero estafa a jugador de Vikings! Vendió guantes que le pidió para obra de caridad

El propio Kyle Rudolph informó en sus redes sociales que un reportero se acercó a pedirle sus guantes tras el partido contra New Orleans

¡Reportero estafa a jugador de Vikings! Vendió guantes que le pidió para obra de caridad
Foto: EFE

Si pensaban que sólo la prensa mexicana era la que hacía tranzas a los jugadores de la NFL, el receptor de los Minnesota Vikings, Kyle Rudolph informó que fue estafado.

El propio Kyle Rudolph informó en sus redes sociales que un reportero se acercó a pedirle sus guantes tras el partido contra New Orleans Saints para una supuesta obra de beneficencia, pero el sujeto los vendió por eBay.

El jugador de Minnesota expuso al “trácala” que se acercó a él después de la victoria: “Es decepcionante. Un miembro de la prensa en el vestidor se acercó después del juego a preguntarme su podía darle mis guantes de juego para una obra de beneficencia. Por supuesto acepté e incluso los firmé para él. Me engañó, los vendió en eBay tres días después”, escribió Rudolph.

Se desconoce la identidad del reportero que defraudó la confianza del ala cerrada de los Vikings que le dio la victoria a su equipo en tiempo extra con una recepción para anotar un touchdown.

El jugador agregó que “quiero aclarar que no es alguien que conociera. No era un reportero del área local de Minnesota o de algún medio nacional. El vestidor era como un zoológico, me pidió los guantes y acepté“, aclaró.

Cabe recordar el caso del reportero mexicano Mauricio Ortega, director del periódico mexicano La Prensa que robó del jersey de Tom Brady.

El mundo aún tiene esperanza

Aunque los guantes de se vendieron en eBay por $375 dólares, Jason King, un fanático de Rudolph, que fue quien compró los guantes y, al enterarse que el jugador esperaba que éstos tuvieran otra finalidad, le escribió al egresado de Notre Dame para hacerle saber que estaba dispuesto a donarlos a una caridad de su elección.

King recaudó más de 11 mil dólares para así donarlos al Hospital Infantil Masónico de la Universidad de Minnesota, lo cual fue confirmado por Nick Engbloom, director de Alianzas Comunitarias del hospital. El dinero será utilizado para pagar utensilios y programas en End Zone, un espacio de juegos para familiares y pacientes del hospital, auspiciado por Rudolph.